viernes, 24 de agosto de 2012

Charles Simic





Prodigio


Crecí inclinado sobre
un tablero de ajedrez.

Amaba la expresión “jaque mate”.

Todos mis primos parecían preocupados.

Había una casa pequeña
cerca de un cementerio católico.
Los aviones y los tanques
sacudían los cristales de sus ventanas.

Un profesor de astronomía jubilado
me enseñó a jugar.

Debió de ser en 1944.

En el juego que usábamos
las piezas negras
estaban casi totalmente descoloridas.

El rey blanco había desaparecido
y hubo que reemplazarlo.

Lo digo y todavía no me lo creo:
ese verano presencié cómo colgaban a unos hombres
de los postes del teléfono.

Recuerdo a mi madre
tapándome los ojos.
Tenía una habilidad asombrosa para ocultarme
de repente la cabeza debajo de su abrigo…

El profesor me dijo que en el ajedrez
los maestros juegan a ciegas
los mejores, varias partidas
a la vez.


Charles Simic



Versión de Jonio González

Fuente: otra iglesia es imposible





***


No hay comentarios:

Publicar un comentario