martes, 30 de octubre de 2012



028 / Aquí te pillo aquí te…








Ley de Memoria Histórica: permitir un entierro digno a los restos de víctimas que todavía, setenta años después,  yacen en el anonimato en las cunetas de media España.
Hasta hoy se han exhumado unas 350 fosas y se han hallado unos 6500 esqueletos; gracias a la iniciativa y al trabajo y dedicación –y los dineros- de los familiares de las víctimas y sus asociaciones  y, todo hay que decirlo, a una miseria de presupuesto con que el PSOE dotó a la ley- La Fundación Francisco Franco tengo entendido que recibe, tócate los cojones, una subvención superior-. 

Y por supuesto todo llevado, qué remedio, a cabo al margen de los juzgados –infestados de togas franquistas sin reciclar- y sorteando sus miserables trabas “legales”. La “Injusticia” ya se sabe cómo funciona y contra quién en este país. 
Ahora el PP del señorito Rajoy ha reducido el paupérrimo presupuesto del PSOE a “0 euros”, por redondear, con lo cual nos envía, a los rojos que se niegan a olvidar, dos mensajes: el primero es político e insiste en que, “con la crisis”, no hay dinero para abrir zanjas y mucho menos para “que se remueva y se desentierre y se sepa lo que pasó, quién lo hizo y quién se benefició y qué herederos se siguen beneficiando” y el segundo mensaje es también “político” o politiquero, como prefieran, y que me perdonen esos "apolíticos" señoritos de mierda: el tal Marías y el tal Trapiello, y consiste, el mensaje político, en que aunque es convención generalizada que el “PPSOE la misma mierda es”, todavía y para que lo tenga en cuenta “el sumiso, silencioso y mayoritario  rebaño de sus votantes” de cara a las próximas y menos próximas elecciones, que las promesas incumplidas del PSOE llevan generosamente aparejadas, ¡qué trascendental diferencia!, unos tan insuficientes como "caritativos" y miserables eurillos a modo de velo de seda para la puta mona franquista, que, gracias al bipartidismo reinante desde la Inmaculada Transición, sigue vivita, mandando y puteando al personal de a pie (...y a los restos que siguen esperando un entierro digno en las cunetas).


YO


*** 

No hay comentarios:

Publicar un comentario