martes, 16 de octubre de 2012

Vázquez Montalbán / Paul Gauguin





Periodista

su padre

escribió artículos notables
la libertad –decía-
es una dignidad popular
y sin embargo
murió rumbo a Lima
donde Pablo cumpliría seis años
una mañana –a las once y cuarto-
de junio
                                             mil ochocientos cincuenta y cuatro
marinero
después en un buque de carga
descubrió los olores
el salazón las brumas de Bretaña
siempre amaría
las bajamares infinitas
                                           entonces
cuando parece que la huida
del mar lleva consigo
nuestros males oscuros
                                          la ira abstracta
pero todavía
sirvió en las filas de aquel ejército
que no supo cortar
el avance prusiano
                                         -Bismark comentaba
                                         que el soldado francés era cobarde
                                          y tan ligero como su ropa interior-
                                          algo experto
en socialismo utópico
recordaría tal vez a su padre
                                           cuando
el ejército de Thiers fusilaba
a los redactores del Journal Officiel
no muy al día
nunca supo que Marx
                                          -judío alemán-
hubiera escrito “esos mártires
han penetrado en el gran corazón
de la clase obrera”
                                           inútil aclararlo:
eran los días de La Commune
                                            atraído
por los cafés concierto




la sensación caldosa del buen mundo
Gauguin quiso tener faltriquera
y el suelo firme
para una sombra por todos respetada
pintaba los domingos paisajes inseguros
                                                   -el impresionismo
aún era una pirueta y las duquesas
de la Tercera República tenían su Monet-
durante la semana
era un probo agente bursátil
muy alabado por el Sr. Arosa
coleccionista de Pissarro y gran connaisseur
en la agencia de cambio Bertin
le describen como un joven severo
de impecable levita y bigote
algo provocativo pero correcto
hasta el bostezo
                                                       incluso algo lento
en las respuestas como los pajes
a los gobernadores del Banco de Francia
casado en Copenhague
tuvo hijos y siguió pintando los domingos
en la Bolsa aseguraban
cada vez estaba más distante
y los clientes se complacían en la tristeza
por un joven antaño tan prometedor
nadie sabe cómo consiguiera romper el abrazo
mañanero de un cuerpo blando
y propicio aunque fétido el aliento
amanecido recuerde la elemental bilogía
que respalda al amor
                                            ni como consiguiera
prescindir de las raíces







                                             -sus hijos
le tenían por un padre severo
pero humano en suma un padre
de manual pedagógico finisecular-
viajero en Panamá,
Saint Pierre, Copenhague o Bretaña
sus pinceles fueron debilitando
el cosquilleo de cualquier remordimiento
su derecho a la locura
fue ratificado por Vincent Van Gogh
aunque en Arlés todo demuestra que durmieron
en habitaciones separadas
                                                  en el café Voltaire
intentó comprender los versos que leía Mallarmé
Stéphane insitía
                                                  c’était le jour béni
de ton premier baiser
                                                  pero Gauguin
permanecía silencioso
                                                  hubiera querido
pintar aquellos versos porque tenían
color mas carecían de emoción humana
no bastaba
la huida de la Bolsa del desayuno
normativo
las mismas palabras se repiten
siempre si los cuerpos no cambian
en Tahití
las autoridades miraron con recelo
al extranjero blanco amante de canacas
no entendieron que intentaba objetivar
lo subjetivo
                                                y que la animalidad






tierna de las canacas era casi el fin
del viaje vital de Paul Gauguin
desterrado a las Marquesas
conoció la carcel por sospechoso
de no infundir sospechas
                                                en París
se le tenía por un snob empedernido
solo algunas nativas conocían su impotencia
pasajera
                                               y que l’or de leurs corps
                                               era un pretexto
para olvidar las negras sillerías de las lonjas
el cucú de un comedor de Copenhague
un viaje a Lima con una madre triste
las pedantes charlas del café Voltaire
                                               y sobre todo
los inevitables versos de Stéphane Mallarmé.



Manuel Vázquez Montalbán

***








***




No hay comentarios:

Publicar un comentario