martes, 11 de diciembre de 2012

Párrafos de… “No soy Stiller” (Max Frisch)





“Hoy, en la ducha, falta el pequeño judío, con el que habíamos acordado jabonarnos mutuamente la espalda. A mi comentario de que quizá ha recobrado la libertad, los demás fruncen la frente. Era un hombre inteligente, y el rumor de que se ha suicidado, me preocupa profundamente. A pesar de todo, somos un grupo de diez hombres, y si no fuera porque nos jabonábamos mutuamente la espalda, quizá no habría notado siquiera su ausencia.

Tampoco puedo decir que le eche mucho de menos. (Eso de jabonarnos, siempre lo encontré más bien molesto.) Pero me preocupa que sean siempre las personas inteligentes las que no pueden esperar que llegue la muerte, y cuando pienso en sus ojos, unos ojos inteligentes que parecían saber más de un secreto, me parece inconcebible que este hombre no supiera lo que le espera ahora. Incluso llego a pensar que era el único a quien habría podido confiar mi experiencia, ese encuentro mío, casi inconfesable con mi ángel.

Otra vez esa sensación conocida: tener que volar, porque me encuentro sobre el alféizar de la ventana (¿en una casa en llamas?) y no queda otra salvación que de pronto saber volar. Y al mismo tiempo, la certidumbre: no sirve de nada echarse a la calle, el suicidio es una ilusión. Eso significa tener que volar confiado en que el vacío me sostendrá, es decir, un salto sin llevar alas, un salto de la nada, una vida jamás vivida, en la culpabilidad por omisión, en el vacío en tanto que única realidad que me pertenece, que me puede sostener…”

Max Frisch

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario