martes, 8 de enero de 2013

Claes Andersson / Tres poemas






Claes Andersson / El poema es siempre una evidencia


El poema es siempre una evidencia
como el calor que despierta a la semilla
como el aire que sostiene al pájaro
como el niño que susurra "mira" durante el sueño
como la lucha que nace de la opresión
como la risa que calienta las solitarias celdas de las casas 
como el conocimiento que crea la intención 
como la intención que obliga a la acción
como la gota de rocío que hace estallar la montaña
como la verdad fabricada en el troquel de la mentira
como la bala que es arrojada de nuevo dentro del fusil
como las palabras que se llenan de la fuerza del sentimiento
como la mano dirigida por la amistad y la atención 
Nuestra tarea es siempre una evidencia
como la lucha que eleva nuestra vida
a su dignidad humana

Claes Andersson


Traducción: Francisco Uriz

***






Claes Andersson / El capitalismo nos moleculiza


El capitalismo nos moleculiza
Crea desconfianza entre nosotros
Oculta nuestra comunidad de intereses
Cosifica nuestra vida
Destruye nuestra solidaridad
Nos oculta nuestros genuinos valores válidos
Nos impone necesidades artificiales
Abarrota nuestra vida de armatostes
Acentúa las abismales diferencias de ingresos y fortunas
Acumula conocimientos para una tecnocracia sobornada
Nos impide encontrar alternativas positivas
El capitalismo trabaja con eficacia
En el mundo en nuestra sociedad en nuestro corazón
No estamos en armonía con nosotros mismos
No somos felices
El sentido de culpabilidad se pega a todo lo que tocamos
No somos solidarios
Nadie nos ama
Nos odiamos nosotros mismos
Odiamos a todos los demás

Claes Andersson

***






Entre lo que se experimenta difícil está tratar de vivir
sin anteojeras y aún así mantener una cierta dosis de optimismo y fe en el futuro

Mucho de lo que oyes son cosas que son casi
imposibles de imaginar como secuestros o ejecuciones

de niños con el fin de vender sus órganos para trasplantes, como el ataque
a un país extranjero y la matanza de medio millón de personas

para asegurar el abastecimiento energético de la propia nación
y su hegemonía militar en el mundo, como la horrorosa desesperación

y desprecio por su vida y la de otros del terrorista suicida. como la carrera
armamentista contra un enemigo que no existiría sin

esa carrera, como la obesidad que se cobra tantas vidas o más que
el hambre, que es un problema logístico, no cuantitativo, como el exceso de fe

en la violencia física para la solución de prácticamente todos los problemas
La lista de cosas que uno no puede ni quiere imaginarse

puede hacerse interminable como una Via Dolorosa. Justo ahora estamos
en Semana Santa y la tele convierte a Jesús en sanguinolento picadillo

bajo la dirección sadomasoquista de Mel Gibson, quizá no haya que describir
todo el mal como dice Coetze en la novela Elisabeth Costello

y ¿por qué describir tanta tortura, sufrimiento, dolor si no podemos
hacer nada para impedirlo? Hoy es segundo día de Pascua

Cristo ha resucitado y el júbilo fluye de la maravillosa música de Pascua
de Bach y Pergolesi. Los hijos han venido a la cena de Pascua, hemos comido

un guiso de cordero y bebido vino tinto, en la tele dicen que han descubierto
la tumba de Cristo. Hay demasiadas preguntas y demasiadas respuestas que

raras veces corresponden a nuestras preguntas, no parecen tener contacto
unas con otras. Aquí los burgueses han barrido en las elecciones al Parlamento

así es que podemos esperar mayores diferencias sociales, más pobres, también
más ricos, y más policía, más vigilantes, perros, controles, violencia e indolencia.

Todavía no hemos asimilado la sabiduría de Bismarck: la paz social sólo
se puede garantizar con una política social justa y solidaria. Ahora no se dan

cuenta los que se han hecho ricos que todos nos hemos vuelto más pobres
porque ya no tenemos confianza en la sociedad ni pertenencia. John Kenneth

Galbraith habla de “cultura de los satisfechos”, sí de la dictadura de la mayoría
satisfecha que se opone a todas las medidas que ayudarían a los pobres.

¿Lograremos solucionar los problemas fundamentales del mundo, el cambio
climático, hambrunas genocidios carrera armamentista y guerras antes de que

nos hayamos anestesiado de manera que no tengamos fuerzas para vivir la vida
de los otros de forma que ya no vemos ni oímos cómo viven los otros hombres?

No soy una persona religiosa pero encuentro nuestro destino bien representado
en el drama de la Semana Santa sobre el dolor sustitutivo, el altruismo

que podría liberarnos de las ávidas fauces del capitalismo brutal y del mercado,
 sí la libertad del zorro en el gallinero que es nuestra propia libertad de

no ver, ni oír ni sentir


Claes Andersson


Traducción: Francisco Uriz

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario