domingo, 17 de febrero de 2013

Sánchez-Ostiz y "El asco indecible"






Un planfleto o un ensayo o una crónica político/social…  o quizás todo ello sintetizado y estibado, mediante su inconfundible estilo, en las páginas del nuevo libro que acaba de ver la luz de Miguel Sánchez-Ostiz.

En esta obra, de título agresivo e inequívoco “El asco indecible”, el autor analiza, disecciona, comenta, apostilla y lanza algunas andanadas de notable calibre sobre los protagonistas, beneficiarios o sufridores, y los acontecimientos, nada de “eventos”, ocurridos por estos territorios en los últimos tres meses… acontecimientos que casi todos hemos vivido de una u otra forma y que, ¡así somos!, creemos conocer y recordar pero en la práctica la mayoría ya ha empezado a olvidar más o menos inadvertidamente, víctimas como somos del continuo solapamiento y consiguiente encubrimiento que se produce o “fabrica”  a diario como consecuencia   del chorro constante e indiscriminado de “noticias de actualidad” que recepcionamos y digerimos y que, sin tiempo ni espacio para dejar el más mínimo poso, se van disolviendo,  tanto su componente  trivial como el “trascendente”, en el potente y veloz torbellino de la “vida moderna”…

Miguel Sánchez-Ostiz ordena y discrimina según su particular criterio, que lamentablemente para él no coincide con “el dominante” entre los “bienpensantes”, el grano de la paja,  y ofrece al lector su peculiar y comprometida visión e interpretación de esos acontecimientos, sus causas, sus efectos, su trascendencia, repito: no eventos, que nos llevan sacudiendo desde que saltó la crisis, de profundidad y consecuencias hasta ahora desconocidas, del sistema… y lo mismo de ahí el tembleque generalizado que aqueja al personal y a las sacrosantas instituciones del sistema… focalizado aquí, en ¡iaspaña, ia, ia!


ELOTRO

***





Recomendar:

“…aconsejar puede ser visto como una acción totalitaria por aquellos que en nombre de la sacrosanta libertad individual sienten alergia extrema frente a la posibilidad de que alguien se pretenda autorizado a mover el ánimo de alguien en la dirección que sea.”

Constantino Bértolo

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario