sábado, 30 de marzo de 2013

En corto. / LLG en Twitter





En corto.

Déjate de bobadas, la “información” está ahí, en su sitio; solo te falta “informarte” sobre el constructo: “ahí, en su sitio”.

Cuando la imaginación se seca hay que regarla, no queda otra que llorar a lágrima viva. Es decir, escribir, con lacrimosa pasión, jeremiadas.

Te quedarías pasmado si supieras la cantidad de desinformación que existe archivada en tu mente. Si no lo crees, desinfórmate y vuélvete a pasmar. Pasmao.

Hay que reconocer que los detestables listillos “pata negra” suelen ser infalibles a la hora de detectar a todos aquellos que se las dan de listillos.

La vida es un asco, un asco indecible (MSO), y al final, te mueres. Pero no necesariamente de asco. Aunque sí asqueado.

A veces cuando tengo 20 cigarrillos encendidos, me olvido, y busco el paquete para encenderlo también.

Las mujeres “botticellianas”, ¡las muy frescas!, siempre al fresco.

Te desconcierta casi igual no ser contratado que ser despedido un día antes de que finalice el periodo de prueba. Digo casi.

Las catástrofes imperceptibles deben de ser la polla.

La riqueza tiene su porqué y la pobreza también. Por el contrario “la lucha de clases es sin porqué”. ¿No se explica?

Se curran y engordan tanto su “perfil” para convertirlo en su refugio/escaparate, y de esa manera evitar dar la cara.

El asunto no tenía nada que ver con la cuestión, pero ese tema lo ignoraban ambos.

Nadie es inocente del todo. Tampoco de la nada.

No creo que “cualquier sitio” sea mi sitio, pero tampoco pienso que lo sea  “ningún sitio”.

De cuando en vez asoma con timidez algo parecido a un viejo deseo y entonces…¡PUM! ¡PUM!…Entre ceja y ceja… y que vuelva a por otra…

Revisitamos lo que no comprendemos guiados por la incomprensible esperanza de que acabará comprendiendo que debe dejarse comprender.

Que un hecho es un hecho es un hecho y da igual cómo esté hecho o contrahecho.

Acaso una solitaria figura en el paisaje… ¿en el paisaje de quién?

Afirmó que lo estaba pensando, sopesando… pero con su historial intelectual aquello tenía menos posibilidades de colar que lo del camello y la aguja…

A caballo entre un “mejor me callo” y un “¡cállate!”, ni un carraspeo.

Si el pasado está visto y el futuro entrevisto, miremos a ver que nos tienen amañado para hoy.

ELOTRO


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario