sábado, 27 de abril de 2013

Coetzee: “No existe el progreso cuando se trata de la censura”





Coetzee: “No existe el progreso cuando se trata de la censura”

El autor de En medio de ninguna parte, Esperando a los bárbaros y Vida y época de Michael K. hizo un discurso sobre la censura y contó cómo esos libros de las décadas del 70 y 80 esquivaron el control que ejercía el régimen del apartheid en su país. "No hace falta prohibirlo porque sólo será leído por gente de profesión literaria. Su obra carece de atractivo popular. Es sólo para lectores sofisticados y entendidos de obras de arte. Su problema es universal y no se limita a Sudáfrica. Sólo lo leerán los intelectuales”, relataban sus censores, según la información a la que Coetzee accedió en 1994, cuando llegó la democracia a su país. La gran sorpresa del autor de Desgracia, que a sus 73 años vive en Australia, radicó en que esos censores no eran “burócratas humildes y anodinos que llegaban puntualmente al trabajo, leían libros y estampaban sellos" sino colegas y profesores universitarios, “personas inteligentes con un trabajo en la vida real, que en sus ratos libres se dedican a censurar porque eso les aporta un beneficioso ingreso suplementario; que creen en la censura porque tienen inclinaciones conservadoras y no quieren que el orden sociopolítico en vigencia sea derrocado”


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario