lunes, 29 de abril de 2013

ELOTRO





“En sus vulgares manos lo vulgar perdía todo rastro de vulgaridad”.

ELOTRO

***