viernes, 7 de junio de 2013

Camille Pisarro “en compañía de otros…” / ELOTRO





Camille Pisarro “en compañía de otros…”

Visitando la exposición de pinturas del Museo Thyssen sobre Pisarro se puede comprobar que el titulo de esta reseña no es un rebuscado juego de palabras, o no solo eso.

Me explico:
Nada más entrar a la expo hay un cuadro titulado “Orillas del Marne”, de 1864. Pues bien, esa magnífica obra podría figurar en una expo de obras de Corot y no solo no desentonaría sino que su presencia no sería detectada por nadie que no fuera un auténtico especialista de su obra…que alguno habrá. A lo que vamos, se trata de una obra de Pisarro pintada bajo el influjo de Corot, “en su compañía”, del que tomó clases y recibió consejos…

Todos los grandes artistas en ciertas etapas han pintado “a la manera de…”, y en eso Pisarro está muy lejos de ser una excepción.

Sigamos: “La joven criada” de 1882. En esta obra podemos ver al Bonnard de treinta años después. Lo localizamos en el punto de vista en picado, en la perspectiva y en las escalas y en el rostro de esa niña que aparece esquinada en el borde de la mesa…y no tanto en el colorido y en la pincelada… pero también.




En “Sente de la Raviniére, Osny (1883)” se percibe la sombra de Van Gogh… esa figura femenina que sube la empinada cuesta, ese potente contraluz, las pinceladas del celaje…

Y hablando de celajes y cielos y nubes y soles y albas y ocasos… ahí está en numerosas ocasiones el gran Turner, al que Pissarro estudió a conciencia durante su estancia en Londres.

“El camino en cuesta de la Cóte-du-jalet, Pontoise” de 1875. Es casi un Cézanne, esos verdes, esas masas cromáticas, esa falta de perspectiva aérea…

La obra titulada “Pont Boieldieu, Ruán, efecto niebla”, de 1898 podría pasar por un magnífico Monet, amigo con el que compartió numerosas jornadas de trabajo… personalmente me parece la mejor obra de la muestra, muy por encima de las mejores de Monet de esos años…un prodigio de delicadeza en los tonos y una composición extraordinaria, llena de quietud y… de movimiento, en el primer plano… una pintura soberbia.



“El puente de Charing Cross, Londres” de 1890, es la obra elegida por los organizadores para la gran decoración luminosa de la entrada y para la cubierta del folleto. Me parece inexplicable, es una pintura fallida, mala, torpe…un intento de puntillismo a lo Seurat, penoso, en fin…el puntillismo no era lo suyo.



Sus últimos cuadros, los urbanos, son obras espléndidas que, aunque han perdido algo de  firmeza en la pincelada, suelen tener una composición muy atrevida, con juegos de diagonales y con soluciones radicales en cuanto al reparto de pesos y zonas cromáticas, conjuntos figurativos llenos de “partes” abstractas, manchas informales que componen conjuntos muy limpios, muy aireados, muy ordenados… Paris, Londres, Brujas, Dieppe, Ruán…los puertos, las zonas industriales… Pissarro no endulza sus paisajes, no esquiva las chimeneas de las fábricas, de la misma manera que no sentimentalizó ni adornó el campo, tampoco “sublima” la ciudad, las figuras humanas que pueblan sus obras no son los angelitos que pululan por las obras de Renoir ni los distinguidos burgueses que posan en las de Monet… o, al menos, su papel es más secundario, más de mancha que completa el paisaje… o que lo ennoblece, como en esa obra extraordinaria que se titula “El antiguo camino de Ennery, Pontoise” de 1877 que transmite una sensación  de espacio majestuoso, de sentimiento metafísico, cósmico, y una cuidadosa composición que nos recuerda, salvando las distancias sobre todo cromáticas y de pincelada, al gran  Caspar David Friedrich.




Pissarro no tuvo el talento ni la habilidad comercial de su compañero Monet. No pensó a la hora de elaborar sus obras en motivar o halagar al “comprador” final. Solo al final de sus días disfrutó de un modesto éxito comercial. Durante toda su vida fue un espíritu libre, un rebelde, un socialista, un anarquista, un artista indomable.

ELOTRO


***
Más sobre Pissarro en el blog “ELOTRO”: http://luislopg.blogspot.com.es/2013/06/camille-pissarro.html


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario