martes, 25 de junio de 2013

Otrerías




1 comentario:

  1. La clase dominante, aún estableciendo los máximos criterios de igualdad en todos los niveles de la educación, seguiría teniendo privilegios y ventajas de los que la clase dominada carece. El acceso al conocimiento y la información privilegiada van mucho más allá de lo que comunmente la gente entiende como tal. Una auténtica enseñanza pública no clasista, un auténtico acceso al conocimiento, no es posible en este régimen, y mucho menos bajo la evidente influencia la Iglesia Católica & Cia. No sólo se trata de vencer a Wert, sino a todo aquello que Wert representa. Conviene no olvidarlo, para cuando la llamada "oposición" tome el relevo con el maquillaje.

    ResponderEliminar