martes, 9 de julio de 2013

Jules Renard (Diario).




“El gobernador de una isla como La Martinica ve temblar la tierra, se frota los ojos, lleno de angustia. Le informan que es un terremoto y que todo un barrio de la ciudad ha quedado sepultado. -¡ah!- dice-, Me tranquilizáis. Pensé que sufría un mareo.”

Jules Renard (Diario).


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario