domingo, 7 de julio de 2013

Otrerías




Un silencio que hacía temblar los tabiques. ¡Qué malas lenguas! ¿Tanto les cuesta metérsela en el ojete?

ELOTRO


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario