viernes, 23 de agosto de 2013

Jules Renard (Diario)





La cólera desgasta. Si no tuviésemos cuidado, pronto nos matarían los patanes. 

Lo has leído todo, pero ellos han leído un libro que tú habrías debido leer, y esto les da una superioridad que anula todas tus lecturas. 

La nada no produce nada. Para hacerla resonar hay que ser un gran poeta.

Hemos venido a este mundo a reír. En el purgatorio o en el infierno no podremos. Y en el paraíso no sería correcto.

La política debería ser la cosa más hermosa del mundo: un ciudadano al servicio de su país. Es la más baja.

Hay que estar en la Academia, porque te pone al abrigo de ataques…

A los autores no se les debe de valorar de una vez por todas. Hay que vigilar cada una de sus obras…

(Cuando ejercemos la crítica)…la justicia no existe: existe nuestro gusto y nuestro humor. Lo que tiene que hacer el crítico es formarse un gusto y controlar su humor.

Sobre un fondo de hostilidad, todos los detalles adquieren relieve.

Soy apasionado durante unos minutos todos los días; ninguna mujer lo aprovecha.   

Me gusta hablar, siempre que sea a la contra.

Todas las mañanas, al despertar, deberías repetir: “veo, oigo, me muevo, no siento dolor. ¡Gracias! La vida es bella”.

 Si no me corrigiera escribiendo, la verdad es que sería un pobre diablo.

El arte, implacable, no respeta ninguna virtud, y el resumen de todas las expresiones del arte es que la vida parece esencialmente cómica.

Un escritor solo tiene que ser escritor. Lo demás es literatura.

Mi inalterable mal humor.

A su lado, uno se sentía mediocre; a unos pasos, se quedaba uno tan tranquilo.

La verdad siempre desencanta. El arte está para falsificarla.

Si hay algo más desagradable aún que el arribismo, es la exhibición de la modestia.

La nieve cae de una nube negra.
Nieve sobre el agua: silencio sobre silencio.


Jules Renard (Diario)


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario