viernes, 27 de septiembre de 2013

Jorge Riechmann UN PRÓLOGO AFORÍSTICO SOBRE AFORISMOS / Manuel Sacristán




Jorge Riechmann
UN PRÓLOGO AFORÍSTICO SOBRE AFORISMOS

1

Docta ignorancia es saber que no se sabe, conocimiento de los
límites del propio saber: intentamos situarnos en esa estela, detrás
de Sócrates, de Nicolás de Cusa... y del maestro Manuel
Sacristán. “El requisito imprescindible para una investigación sin
prejuicios es el reconocimiento de la ignorancia propia”
(M.A.R.X. II, 20).

2

“El principio de docta ignorancia”, observó Manuel Sacristán, “se
satisface particularmente bien con formulaciones negativas: no
construcción de la libertad, sino abolición de la esclavitud”
(M.A.R.X. II, 36). 

“Los tipos que fabrican utopías en las que todos
tendremos la misma estatura nos están intentando robar la
posibilidad de conseguir que no nos maten de hambre, ni nos
metan en la cárcel, etc.” (M.A.R.X. I, 12).


Hay que atenerse siempre a esto, por fidelidad a lo humano y por
amor a lo viviente. No tanto realizar el bien como luchar contra el
mal; no edificar la sociedad perfecta, sino combatir la injusticia;
no atinar con la verdad, sino intentar no engañarse; no lograr la
felicidad, sino desactivar los mecanismos de autogestión de la
desdicha; no la educación óptima para el infante, sino no poner
trabas demasiado graves a su desarrollo; no enseñar a escribir un
poema genial, sino enseñar a no escribir un mal poema, etc.
También cabe recordar al Juan de Mairena último:
“Imperdonable –decía don Miguel de los Santos Álvarez--,
imperdonable que haya escrito usted un drama trágico, en cinco
actos, tan malo como ése.¡Con lo fácil que es no escribir un
drama trágico en cinco actos!”





***

No hay comentarios:

Publicar un comentario