miércoles, 11 de septiembre de 2013

Manolo V El Empecinado (MVM).




“(…) En la pared, Franco parecía perseguir con los ojos objetivos más importantes, José Antonio conservaba su perfil meditabundo y Cristo se miraba los pies clavados, como si aún no se hubiera recuperado del abatimiento o de la sorpresa. De la boca mal cerrada o mal abierta del director del colegio empezaba a brotar un discurso inaugural maleducado por oratoria de misionero lanzado en paracaídas sobre el corazón de un barrio que había sido rojo.
-Vuestros pobres padres en calzoncillos, como quien dice, para haceros hombres de provecho, hombres del día de mañana…
Muchos hacía poco que habían recuperado a su padre de Belchite, Burgos, Ocaña, La Modelo, El Dueso. Dos o tres chicos mayores jamás recuperarían a su padre de los lodos del Ebro. Y los más empezábamos a intuir que nuestros padres, de hecho, jamás volverían a casa, aunque volvieran cada noche después de las horas extraordinarias. Y es curioso. Nos parecían sombras de un  mundo que se estaba muriendo. Su escepticismo, su pesimismo nos parecía hecho a la medida de su fracaso histórico. (…)”

Manolo V El Empecinado (MVM).



*** 

No hay comentarios:

Publicar un comentario