sábado, 2 de noviembre de 2013

Jean Echenoz (Párrafos de..."Me voy")



“Entrados en vigor en 1995, los acuerdos de Schengen instituyen, como es sabido, la libre circulación de personas entre los países europeos firmantes. La supresión de los controles en las fronteras interiores, así como la implantación de una policía reforzada en las fronteras exteriores, permite a los ricos pasearse por los países de los ricos, tan ricamente entre ellos, abriéndose más los brazos para mejor cerrárselos a los pobres, que, altamente marginalizados, comprenden aún mejor su dolor. Desde luego las instituciones aduaneras subsisten y no permiten que el paisano trafique impunemente con lo que le dé la gana, pero éste puede desplazarse ya sin esperar una hora en las fronteras para que le olisqueen el pasaporte” (…)

“Porque el maquillaje enmascara al tiempo que guarnece los órganos sensoriales, al menos, atención al detalle, los que tienen varios usos. La boca, por ejemplo, que respira y que habla y come, bebe, sonríe, susurra, besa, chupa, lame, muerde, sopla, suspira, grita, fuma, hace muecas, ríe, canta, silba, hipa, escupe, eructa, vomita, espira, la boca se pinta, qué menos, como un homenaje por desempeñar tantas funciones nobles. Se pintan también los contornos del ojo, que mira que expresa, llora y se cierra para dormir, lo cual es asimismo noble. Se pintan también las uñas, que ocupan un puesto privilegiado en la inmensa y noble variedad de las operaciones manuales.
Sin embargo, no se maquilla lo que no presta más que uno o dos servicios. Ni la oreja –que únicamente sirve para oír-, de la que tan sólo se prende un pendiente. Ni la nariz –que se limita a respirar, a oler, y a veces se tapona-, a la que al igual que la oreja, se puede sujetar un aro, una piedra preciosa, una perla o incluso, en ciertos climas, un hueso de verdad, mientras que en los nuestros se limitan a empolvarla.”


Jean Echenoz  (Me voy)



*** 

No hay comentarios:

Publicar un comentario