sábado, 14 de diciembre de 2013

Carlos Castilla del Pino (Estudios de psico(pato)logía sexual).





MASTURBACIÓN Y CONDUCTA PSICÓTICA

Advierto que hablo de “conducta psicótica”, no de “psicosis”. (…)

Si en verdad existen procesos orgánicos que son causa de comportamientos psicóticos (y no mero correlato biológico, como por lo demás necesariamente existe cada vez que verificamos una conducta, normal o anormal), cuestión desde luego todavía no resuelta, entonces se puede hablar de que “se tiene” una psicosis como “se tiene” viruela o hipertensión. Mientras esto no esté probado, sólo podemos hablar de comportamientos psicóticos (y de comportamientos no psicóticos: normales, neuróticos) si reúnen determinadas características formales. Es posible que algún día esta distinción pueda establecerse rigurosamente, del mismo modo que en patología distinguimos entre enfermedad hipertensiva y elevaciones tensionales.

…lo que caracteriza a la conducta psicótica, cualquiera sea la condición de la misma –una psicosis como proceso patógeno o una situación emocional- es el hecho de que los productos internos del sujeto son ubicados fuera, en el espacio exterior, bien en su totalidad, bien en parte, y tratados como si fueran objetos empíricos. Dicho de otra forma, las fantasías, como construcciones rudimentarias u organizadas, son tomadas como constructos de la realidad empírica. Hablamos aquí, pues, de conducta psicótica en la cualificación de un tipo de conducta, sin entrar a dirimir la “causa prima” del mismo.

Carlos Castilla del Pino  (Estudios de psico(pato)logía sexual).



***