martes, 24 de diciembre de 2013

El “descubrimiento” de Italo Svevo / Antonio Gramsci




Italo Svevo fue revelado a los literatos italianos por James Joyce, que lo había conocido personalmente en Trieste (cabe recordar, sin embargo, que Italo Svevo había escrito alguna vez en “Crítica Sociale”, hacia 1900).

Conmemorando a Svevo, “Fiera Letteraria” sostiene que antes de esta revelación había existido ya un “descubrimiento” italiano: “Éstos días, una parte de la prensa italiana ha repetido el error del descubrimiento francés” (es decir, debido a Crémieux; pero Joyce era quien había hablado a éste de Svevo: “Fiera Letteraria” juega, pues, con el equívoco); parece que incluso los periódicos más importantes ignoren lo que se dijo e hizo en el debido momento. Debe decirse, pues, una vez más, que los primeros informados de la obra de Svevo fueron los italianos cultos; el escritor de Trieste tuvo en Italia el primer y legítimo reconocimiento gracias a Eugenio Montale, quien habló de él en las revistas “Esame” y “Quindicinale”. No queremos negar con esto a los extranjeros lo que en justicia les corresponde; pero nos parece que ninguna sombra debe oscurecer la sinceridad y, ¿por qué no?, el orgullo (¡) de nuestro homenaje al amigo desaparecido*” (* “Fiera Letteraria” del 23 de septiembre de 1928 –Svevo murió el 13 de septiembre-, en una introducción a los artículos de Montale, “Ultimo addio, y de Giovanni Comisso, “Coloquio”.)

Esta prosa untuosa y jesuítica se contradice con lo que afirma Carlo Linati en “Nueva Antología” del primero de febrero de 198 (Italo Svevo, romanziere): “Hace un par de años, mientras participaba en la sesión nocturna de un club intelectual de Milán, recuerdo que entró un joven escritor , recién llegado de París; después de hablarnos extensamente de un banquete del Pen Club ofrecido a Pirandello por los literatos parisinos, nos dijo que al final el célebre novelista irlandés James Joyce, hablando con él de literatura italiana, le había dicho: “Pero, vosotros, los italianos tenéis un gran prosista y ni siquiera lo sabéis. -¿Quién es?- Italo Svevo, de Trieste.” Linati dice que nadie conocía tampoco al joven literato que había hablado con Joyce. Montale consiguió, finalmente, “descubrir un elemento de Senilitá y habló de ella en “Esame”.
Así es como los literatos “descubrieron” orgullosamente a Svevo. ¿Es quizás una casualidad? No lo parece. En lo que a la “Fiera Letteraria” se refiere podemos recordar, por lo menos, otros dos “casos”: el de Gli Indiferenti de Moravia y de Malagigi de Nino Savarese; sólo habló de ellos cuando un concurso literario los mencionó. En realidad, esta gente se burla de la literatura y de la poesía, de la cultura y del arte: ejerce la profesión de sacristán literario y nada más.

Antonio Gramsci


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario