martes, 21 de enero de 2014

Chandler sobre Chandler




Chandler sobre Chandler

“…He estado casado desde 1924 y no tengo hijos. Se supone que soy un escritor duro, pero eso no significa nada. Es sólo un método de proyección. Personalmente soy sensible y hasta apocado. Por momentos soy en extremo cáustico y belicoso, por momentos muy sentimental. No sirvo para la vida social porque me aburro enseguida, y para mí lo corriente nunca me parece lo bastante bueno, en la gente o en cualquier otra cosa. Soy un trabajador espasmódico sin horarios regulares, lo que equivale a decir que solo escribo cuando tengo ganas. Siempre me sorprende lo fácil que parece en el momento, y lo cansado que me siento después. Como escritor de novelas policíacas, creo que soy un poco anómalo, ya que la mayoría de los autores de novelas policíacas de la escuela estadounidense apenas son semianalfabetos, y yo no solo tengo formación, sino que soy un intelectual, por mucho que me disguste la palabra. Se diría que una educación clásica es una mala base para escribir novelas duras en argot. Yo pienso lo contrario. Una educación clásica le impide a uno caer en la trampa de la pretensión, que es lo que llena la mayoría de la ficción actual. En este país, el autor de novelas policíacas es visto como algo subliterario solo porque es un autor de novelas policíacas, y no un autor de cháchara de significación social. Para un clasicista –aún herrumbrado- esa postura revela solo la inseguridad de un parvenu. Cuando me preguntan, como sucede a veces, por qué no pruebo a escribir una novela seria, no discuto; ni siquiera les pregunto a qué se refieren con una novela seria. Sería inútil. No sabrían qué decir. Esa pregunta es la que podría hacer un loro.
Leyendo lo anterior, me parece detectar cierto tono desdeñoso aquí y allá. Me temo que eso no es del todo admirable, pero lamentablemente es cierto. Corresponde. De hecho, soy una persona más bien arrogante en muchos aspectos.”





“Si rebelarse contra una sociedad corrupta equivale a ser inmaduro, entonces Philip Marlowe lo es en extremo. Si ver la basura donde hay basura constituye una señal de inadaptación social, entonces Philip Marlowe es un inadaptado. Por supuesto, Marlowe es un fracasado, y lo sabe. Es un fracasado porque no tiene dinero. Un hombre que sin ningún impedimento físico no puede ganarse decentemente la vida siempre es un fracasado, y por lo general un fracasado moral. Pero numerosos hombres muy buenos han sido fracasados porque su talento particular no se ajustaba a su tiempo y lugar. Supongo que a  largo plazo todos somos fracasados, o no tendríamos la clase de mundo que tenemos. Creo que no me gusta su sugerencia de que Philip Marlowe desprecia las debilidades físicas ajenas. No sé de dónde sacó esa idea, y no creo que sea así. También estoy un poco cansado de las numerosas sugerencias de que se han hecho en el sentido de que siempre está hasta arriba de whisky. El único argumento que justifica esa afirmación es que cuando quiere una copa se la toma abiertamente y no tiene reparos en decirlo. No sé cómo será en su parte del país, pero comparado con la sociedad de country clubs en mi parte del país, Marlowe es tan sobrio como un diácono.”


Raymond Chandler  (A mis mejores amigos no los he visto nunca).


***

1 comentario:

  1. Qué buenas portadas las de Alianza Editorial... yo ilustré una de Chandler: "La dama del lago" con Marlowe.
    Saludos. Tienes un blog muy interesante.
    Borgo.

    ResponderEliminar