viernes, 28 de marzo de 2014

Presentación de "Para la tercera cultura" de Francisco Fernández Buey / Salvador López Arnal



Para Ramon Alcoberro, filósofo y generoso amigo

 Así escribía Sacristán en su presentación de mediados de los sesenta a la obra en prosa de Goethe traducida por José María Valverde:
 (...) no hace falta mucho más para comprender por qué el autor del 
Werther... llegó a ser consejero secreto a secas, luego noble, presidente del consejo y por último, parásito oficial del ducado, sin obligación siquiera de asistencia a las deliberaciones del gabinete.

Si se quería todavía una veracidad más brutal, proseguía Sacristán, se encontrará en la conversación del viejo Goethe con Soret.

Soret se permite decir que si Goethe viviera en Inglaterra lucharía, como fue en el caso de Bentham, para la supresión de los abusos sociales.  
Goethe le interrumpe.

“Pero, ¿por quién me toma usted? ¿Que yo tendría que buscar los  abusos y descubrirlos y hacerlos públicos? ¿Yo, que en Inglaterra habría vivido de esos abusos? Si yo hubiera nacido en Inglaterra, habría sido un rico duque, o mejor aún, un obispo con unas rentas anuales de treinta mil libras esterlinas".

Tras esta declaración, nadie puede llamarse a engaño si se ha tomado en serio, como honesta sentencia (y no como lo que es: terror ante la noticia de la decapitación de Luis Capeto) la "profunda" observación de Goethe en el Carnaval Romano -precisamente el Miércoles de Ceniza para mayor ambientación-, según la cual, "la libertad y la igualdad no pueden disfrutarse sino en el torbellino de la locura" (…)

Fuente y artículo completo aquí: http://www.rebelion.org/noticias/2013/10/175798.pdf


***