sábado, 26 de julio de 2014

Citas de Sacristán, Castilla del Pino, Manguel, Günther Anders…




“ Cuentan que cuando  Proust propuso a Gallimard el primer tomo de la inmensa novela que acabaría siendo En busca del tiempo perdido,  André Gidé, que trabajaba allí como editor, rechazó el manuscrito después de leer el primer capítulo diciendo: “No entiendo que un señor pueda llenar treinta cartillas para describir cómo da vueltas y más vueltas en su cama antes de poder conciliar el sueño”. Después de que la novela conociese el éxito merecido, Gide, como se sabe, presentó sus avergonzadas excusas al autor, pero su primera reacción ejemplifica claramente la rivalidad entre los dos campos en los que se inscribe toda ficción: aquel que se propone una recreación fotográfica de la realidad, tal como la memoria del autor cree verla, opuesta a aquel que desdeña esa documentación fidedigna y prefiere imaginarla. La primera se enorgullece de contar los hechos tal como se supone que han ocurrido; la segunda, de inventarlos para mejor serles fiel. Ambas mienten.”

Alberto Manguel





«Los seres humanos son adiestrados en la pasividad. Dado que estamos acostumbrados a ver imágenes pero no a ser vistos por ellas; a escuchar a las personas, pero no a ser escuchados por ellas, nos acostumbramos a una existencia en la que se nos ha privado de una mitad de la humanidad. (…) Se nos roba hasta la posibilidad de notar esta pérdida de libertad porque a nosotros la ‘servidumbre’ nos llega a casa y se nos expone como producto de entretenimiento y como una comodidad.»

Günther Anders




“La amistad –dice Cicerón, reflejando opiniones de algunos sabios griegos- es un perfecto acuerdo sobre todas las cosas divinas y humanas, junto con un sentimiento recíproco de benevolencia y afección.”
Este juicio, formulado por el admirable creador romano, es demasiado exclusivo. A menudo nos apreciamos porque, dentro de esos sentimientos recíprocos de simpatía y respeto, nos sentimos algo diferentes. La conversación misma, indispensable al mantenimiento de la amistad, vendría a ser imposible. Sin alguna discrepancia en la manera de concebir los problemas filosóficos, políticos o científicos –discordancia encaminada a sostener el fuego sagrado del ingenio y de la contradicción mesurada-, la afección más viva y antigua se extinguiría en el hastío.”

S. Ramón y Cajal




“Claro está que con anterioridad al diálogo cada cual tiene lo que se llama un “punto de vista” que “cree” razonable. Todavía no lo es, mientras no demuestre su coherencia con la realidad, es decir, su validez en la práctica. Porque es en ella en donde hay que confirmar o negar su validez. Sobre ello habló muy claramente Marx en la tesis segunda sobre Feuerbach. Decía él que la cuestión de si un pensamiento es de por sí verdadero o falso, es una cuestión puramente escolástica. La verdad o falsedad se demuestra en la praxis, es decir, por su validez o invalidez para la interpretación y la acción sobre la realidad. (...) 
"No es tanto tener la razón como estar con la razón"

Carlos Castilla del Pino





“Los principales obstáculos a que se refieren los autores (del Club de Roma) son el abuso del poder y los impedimentos estructurales. Estudian uno y otros con cierto detalle y, por lo general, con menos pelos en la lengua que en otros capítulos. A propósito, por ejemplo, de una de las causas de obstáculos al aprendizaje innovador se expresan así: “La primera y más notoria es que la inmovilización de recursos, tanto intelectuales como financieros, priva al sistema social de una importante fuente de innovación, resolución de problemas y autorrenovación. En el sector básico de la investigación y el desarrollo, más de medio millón de científicos e ingenieros –casi la mitad de la cifra total mundial- colaboran en la investigación sobre armamentos. A un promedio de treinta mil millones de dólares año, la investigación y desarrollo militar consume más fondos públicos que toda la investigación en educación, sanidad, energía y alimentación juntas.”

Manuel Sacristán, (Pacifismo, Ecologismo y Política Alternativa, 1979).





***