sábado, 5 de julio de 2014

Lev Tolstói, Peter Handke, Karl Marx...





 Lev Tolstói, de: “Contra aquellos que nos gobiernan”
Traducción de Aníbal Peña.

 “La luz eléctrica, los teléfonos, las exposiciones universales, todos los jardines de la arcadia con sus conciertos y sus diversiones, los cigarros y las cajas de cerillas, los tirantes y hasta los automóviles... todo eso me parece muy bien, pero que desaparezcan para siempre todas esas cosas juntas con los ferrocarriles y las fábricas de telas y de paños, si para hacer perdurar todos esos manantiales de placeres y de comodidades, en provecho de una minoría
privilegiada, el noventa y nueve por ciento de la humanidad debe permanecer en la esclavitud y continuar muriendo por millones a consecuencia del trabajo que se le impone. Si para que Londres y Petersburgo aparezcan iluminados por la electricidad, si para que se eleven los magníficos pabellones de una exposición o para que podamos admirar bellos colores y finas telas, se precisa
que algunas vidas humanas se destruyan o se abrevien o se echen a perder, alúmbrense Londres y Petersburgo con gas o aceite, que no haya más exposiciones, que no se fabriquen telas preciosas. Si algo importa verdaderamente es que sobre la Tierra no quede rastro de la esclavitud que ha consumido tantas vidas humanas. Los hombres verdaderamente civilizados, preferirán siempre viajar a caballo en lugar de servirse de las vías férreas, que
causan tantos muertos porque sus propietarios estiman menos costoso pagar indemnizaciones a las familias de esas víctimas que variar el trazado de sus vías. La divisa de los hombres verdaderamente civilizados no será:
Fiat cultura, pereat justici, sino: Fiat justicia, pereat cultura.

Lev Tolstói

***





“Se encontró con Franziska en el café. El niño, a su lado, leía un tebeo. Franzisca señaló la página y dijo:
-Este pato es el único personaje de tebeo que dejo entrar en mi clase. Incluso les invito a que lean sus tristes aventuras. En este animalito postergado los niños aprenden más sobre las formas de existencia humana de lo que puedan sacar aquí, en este paisaje de propietarios y terratenientes bien situados donde la vida consiste únicamente en imitar la televisión”.

(…)

“- Hace poco esperaba visita. Al ir a abrir, vi en seguida que el que venía a verme estaba chorreando de pies a cabeza a causa de la lluvia. ¡Y yo acababa de limpiar la casa! Pues bien, mientras le decía que entrara y le daba la mano, me di cuenta de que era yo quien estaba sobre el felpudo y se restregaba los zapatos con todo el ánimo, como si fuera yo el que llegaba mojado.”

Peter Handke, “La mujer zurda”

***




Desamortización: La expoliación de los bienes de la Iglesia, la enajenación fraudulenta de los dominios estatales, el robo de la propiedad comunal, la conversión usurpatoria de propiedad feudal y del clan en moderna propiedad privada, consumada con descarado terrorismo, fueron otros tantos métodos idílicos de acumulación originaria. Ellos conquistaron el campo para la agricultura capitalista, incorporaron la tierra al capital y procuraron a la industria urbana el suministro necesario de proletariado despojado de todo.

Karl Marx


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario