lunes, 28 de julio de 2014

“¡Repita conmigo...!” / MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ






“¡Repita conmigo...!” 

Nada, con usted, doña Aguirre, no repetiría ni diría nada y mucho menos lo que usted le exigía hace unos días a Pablo Iglesias. Esa ha sido una muestra zafia de sus repugnantes maneras de clase, de quien se cree investido de una autoridad moral que le permite dar lecciones y escarmientos a quien trata, por costumbre de casta, como a un doctrino o a un lacayo. No tenemos nada que decirnos ni nada que decir al unísono. No somos sus sirvientes ni sus aparceros, no cuidamos ni de sus marranas ni de sus perros. Esas maneras resérveselas para sus fincas o cortijos, si todavía tiene quien se las aguante, tal vez porque no les quede más remedio.
Y en el caso concreto de ETA, diré lo que mi conciencia me dicte, nunca, jamás, con usted ni con ninguno de los suyos, lo que usted quiera y pretenda dictarme. Aquí se ha llevado demasiado lejos el conmigo o contra mí, el cantar a capella y el actuar como al generalito de ocasión le diera la gana, para establecer un cómodo estado de cosas en el que los buenos eran ustedes y los réprobos los que no les aplaudíamos y decíamos amén a todo, aunque nos opusiéramos a la violencia y al crimen. Había que repetir la consigna, y eso, no, ya no, al menos por lo que a mí respecta.



No, doña Aguirre, ni con usted ni con ninguno de los suyos se puede repetir ni compartir nada, porque no vivimos en el mismo mundo, ya no, ni de lejos. Ese es el problema, que buena parte de la izquierda parlamentaria les compadrea, que al final se dan ustedes la mano, se palmean los lomos y se van a comer arremetidas de cangrejos como si no pasara nada. Y pasa, claro que pasa. Por eso le abuchearon y abroncaron al alcalde Maya, con todas las de la ley. Pero ¿qué se esperan?
Yo no voy a pedirle a usted que repita nada conmigo porque ni puedo ni sobre todo quiero, y además, ¿para qué? Baladronadas de guapetones, que esa es su manera de hacer política, como si los parlamentos y los puestos públicos fueran cosos taurinos y tendidos (de sombra), con charangas y patrióticos pasodobles, con mantillas y chulapos, con orejas, rabos y paseíllos. Un asco.
Otra cosa es que me gustaría oírle decir algunas cosas, pero claro, eso tendría que ser en un guiñol en el que el curriño que la representara fuera manejado por un artista que con voz de falsete dijera que ustedes manipulan y se aprovechan de las víctimas de ETA y que jamás han estado con todas las víctimas de la violencia, jamás, pese a letra muerta de los estatutos de su propio partido; que pertenece a un partido dañino que ha hecho de la mentira sistemática la trama de su discurso político; que han desmantelado servicios sociales elementales y lo van a seguir haciendo; que sobre la pobreza de varios millones de españoles se bailan un chotis tocado por un organillo de patrañas, como acaba de hacer Guindos; que han estafado de nuevo a la ciudadanía con los 11.000 millones de la última mano de timba bancaria; que entre sus filas hay auténticos chorizos consentidos que se benefician de una justicia lenta y chicanera que solo ha conseguido meter a doce en la cárcel cuando debería haber doscientos, por lo menos; que su compañero del ministerio del Interior es un trastornado; que su mayoría parlamentaria encubre a duras penas una dictadura; que ya no son capaces de mantener la cohesión social más que a base de violencia policial; que les constaba de manera cumplida cómo y gracias a qué se finan-ciaba su partido; que la trama Gürtel era de conocimiento general; que la ministra Mato es una desvergonzada que se ha beneficiado de sus cargos y puestos de manera indecorosa; que son ustedes franquistas hasta las cachas, sin recato; que retuercen las leyes hasta hacer de estas auténticas burlas, instrumentos de dominación y no marcos de derechos y libertades...



No, por favor, no lo repita conmigo, dígalo si quiere a solas, frente al espejo, en el que sin duda ve otra cosa que la torva imagen que vemos los que no somos sus lacayos ni estamos obligados a acatar sus órdenes por ser vos quien sois, porque es usted la dueña del cortijo. Repita si quiere, pero a solas: “Patraña, bonita”.

Miguel Sánchez-Ostiz




***

2 comentarios:

  1. El texto está bien... Lo de la foto de arriba. Buscando una cita que poner contra la monarquía me encontré con una de Sabina que me gustó...algo como que "la monarquía en una democracia era una anacronía y debía desaparecer"...pero luego leí no sé que artículo en el que decía que le habían invitado a no sé qué fiesta con los príncipes (ahora reyes), que que se negó por tres veces, pero que al final fue, que había bailado con Letizia (si baila con la de arriba pues ya...) y que no quería decir nada, pero que igual Letizia nos traía la República (jajaja)... En fin... Que no... que hay cosas que hay que tener claras... y si eres antimonárquico, no vas a la fiesta, ni a la tercera, ni a la cuarta.. No vas y ya está. Esto es como cuando Günter Grass recibió el Príncipe de Asturias y dijo "Un republicano como yo recibiendo un premio de monarcas" o algo parecido. Pues no lo recibas... O recíbelo y coge el dinero, pero no vayas.
    Y sobre la del artículo no voy a decir ya nada, que no tengo ganas de ponerme más virulento que Sánchez-Ostiz

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues hablando de “putas baratas” del estilo de Sabina, Boadella, Leguina, Vargas Llosa… aquí dejo un párrafo de Shakespeare:
    “…le hacía ceremonias a la teta antes de mamar. Éste y otros de su cuerda, que tanto cautivan a nuestro frívolo mundo, sólo han pescado la jerga de moda y las fórmulas externas: un surtido de pamemas que los saca adelante entre las mentes más cultas; pero prueba a soplarles y les revientas las pompas”.

    Un saludo.

    ResponderEliminar