miércoles, 5 de noviembre de 2014

salvador lópez arnal sobre soberanismo, independentismo y “dret a decidir”






[Crónicas sabatinas] 
Más acá y por debajo del soberanismo-independentismo
De las inconsistencias del dret a decidir, de negociaciones ocultas, de la marginación de las luchas sociales y de las listas excluyentes de fer país.


Para Ramiro Pinilla, in memoriam et ad honorem

El gran peligro político inmediato que amenaza a la historiografía actual es el “antiuniversalismo”: “mi verdad es tan válida como la tuya, independientemente de los hechos”. Ese antiuniversalismo seduce naturalmente a la historia de los grupos identitarios en sus diferentes formas, para la cual, el objeto esencial de la historia no es lo que ocurrió, sino en qué afecta eso que ocurrió a los miembros de un grupo particular. De manera general, lo que cuenta para ese tipo de historia no es la explicación racional sino la “significación”; no lo que ocurrió, sino cómo experimentan lo ocurrido los miembros de una colectividad que se define por oposición a las demás, en términos de religión, de etnia, de nación, de sexo, de modo de vida, o de otras características. El relativismo ejerce atracción sobre la historia de los grupos identitarios. Por diferentes razones, la invención masiva de contraverdades históricas y de mitos, otras tantas tergiversaciones dictadas por la emoción, alcanzó una verdadera época de oro en los últimos treinta años. Algunos de esos mitos representan un peligro público -en países como India durante el gobierno hinduista, en Estados Unidos y en la Italia de Silvio Berlusconi, por no mencionar muchos otros nuevos nacionalismos, se acompañen o no de un acceso de integrismo religioso.
Eric Hobsbawm (2007)





Sin duda la afirmación de que todo nuestro pensamiento se mueve en el marco de ciertos intereses prerreflexivos, prácticos y “primordiales” es justa. Pero el concepto de ideología ha significado tradicionalmente mucho más que esto. No pretende únicamente afirmar que las ideas están marcadas por los intereses; llama la atención respecto a la manera en que ideas específicas contribuyen a legitimar formas de dominación política injustas e innecesarias. Enunciados como “tendrá lugar a las tres de la tarde” están sin duda ligados a intereses sociales, pero el que sean o no “ideológicos” depende de su funcionamiento en estructuras de poder particulares. La iniciativa posmoderna de ampliar el concepto de intereses para abarcar toda la vida social, si bien es bastante válida en sí, sirve para desplazar la atención de estas luchas políticas concretas, fundiéndolas en un cosmos neonietzscheano en el que arrojar un abrigo es de manera secreta algo tan expresivo de conceptos como conflicto y dominación como derribar el aparato estatal. Si todo pensamiento es, por tanto, digamos tan radicalmente “interesado” los tipos de luchas de poder hacia los que tradicionalmente han llamado la atención socialistas y feministas carecen de un estatus particular. Una visión “escandalosa” del conjunto de la sociedad como implacable voluntad de poder, una irresoluble querella de perspectivas enfrentadas, sirve, así, para consagrar el statu quo político.
Terry Eagleton (1995)





I
CiU y PP han votado al alimón a favor a Álvarez Gundín (La Razón) como nuevo director de informativos de RTVE. A las fuerzas, digamos (aunque digamos mal) “progresistas”, el señor Gundín las suele llamar “la izquierda asilvestrada”. ¿PP y CiU, los feroces adversarios, los enemigos irreconciliables, votando unidos de la mano y con el corazón hermanado? ¿No es un poco raro?
Perdón, perdón, me he equivocado. No era así como quería empezar.
¿Puedo usarse la expresión “miserable respuesta” -o es acaso una exageración inadmisible- para hacer referencia a la respuesta dada por las instituciones catalanas y el gobierno de la Generalitat a los recientes diez -¡10!- muertos por legionella (pobres, inmigrantes, ¿me equivoco de mucho?)? ¿Se puede, debemos hablar así? ¿Por qué apenas hablamos de estos muertos? ¿No tienen nada que ver con el “proceso”?
Perdón, perdón, me he vuelto a equivocar. El día del nacimiento de Miguel Hernández no me inspira.
¿No es una instrumentalización inadmisible de los institutos de enseñanza secundaria (institutos, centros de formación, de instrucción pública), enfrentados a recortes y hachazos del gobierno catalán, no de “Madrid”, de más de un 20% en apenas cuatro años, la realizada por el gobierno de la Generalitat para un acto de propaganda política soberanista- independentista por ellos mismos diseñado para el próximo 9N? ¿No es eso instrumentalizar?
Tampoco era eso. No doy ni una. Los errores se suman. Como dijo Pere Quart, Creix (el apellido del torturador de Laietana, crece en castellano) però no et multipliquis!
Por fin, ahora me centro. Antes del monotema, otros temas y antes de ellos, unos apuntes sobre el gran-tema-monotema.
Prohibir no es la mejor forma de convencer. Repito de nuevo. Por ahí vamos todos y todas al desastre. En el momento en que escribo ignoro si el gobierno central impugnará el acto de “participación democrática” (¡qué risa, tía Felisa!, quin riure benvolguda, no puc aturar-me!) del próximo 9N. Pero no es imposible que lo haga. Inferencia bastante plausible, no veo otra: con toda probabilidad, ANC debe tener algún topo en el gobierno. Jorge Fernández, Moragas tal vez, algunos abogados de Estado,… todos ellos sumados. No puedo asegurar nada.
Pero están los hunos y están los “hotros” que diría Francisco Fernández Buey y escribo en Barcelona y pongo énfasis en lo más cercano aunque no se me olvida la cosmovisión del gobierno central y las dimensiones aléficas de su estafa (¡que se vayan, que se vayan todos!).

Dos apuntes:
El pasado junio (tal vez fue mayo) Izquierda Plural presentó una razonable propuesta en el Congreso de Diputados. Antes de que el gobierno apoye el TTIP, que puede cambiar más aún y para peor nuestra situación, el diputado de IU que habló en nombre del grupo, José Luis Centella, secretario general del PCE, propuso la celebración de un referéndum sobre el oculto tratado ocultado. Digamos, podemos expresarlo así, que propuso una razonable concreción del abstracto “dret a decidir… qué”. Derecho ciudadano a decidir sobre un tratado que afecta sustantivamente a sus vidas y derechos. No está mal.
Tanto da por el momento lo que pensemos del TTIP. No este el punto. ¿Alguna objeción a la propuesta de IU desde un punto de vista democrático? No parece que ninguna se mantenga en pie. ¿Quiénes votaron en contra impidiendo el acuerdo parlamentario? PP…. ¡por favor! UPD… ¡de libro! PSOE… ¿aún esperas algo? Y, tachín, tachán, CiU.
A ver, a ver. ¿Estamos por el dret a decidir y no estamos por el dret a decidir sobre el TTIP? ¿Cómo se digiere esto? ¿Estamos por el derecho de huelga en abstracto pero no por el derecho de huelga de los trabajadores de la construcción? ¿Podría afirmarse una cosa así?
No es lo único.

La propuesta de Mas para el 9N parece ser -puede leerse así consistentemente- como el primer acto de una campaña para convocar unas elecciones anticipadas, acaso en enero de 2015, que ellos llaman plebiscitarias. Mas pretende encabezar una candidatura configurada exclusivamente en torno a la defensa de una declaración unilateral de independencia (no de la UE, no del euro, no del TTIP) o algo similar, sin ninguna otra propuesta programática o compromiso sobre las políticas a realizar en los restantes ámbitos. Increíble pero cierto. “Lista de país” la llaman.
¿De país? La pregunta se impone. ¿Y de qué país serían entonces las otras fuerzas políticas que se presenten a esas elecciones? ¿Serían extranjeras?
¿Extranjeros en su propio país? ¿Es eso?




II
Tomo la información del global en Cataluña. Un ejemplo de emprendeduría, de iniciativa emprendedora.
Roberto tiene 44 años y sufre de esquizofrenia, un 71% de discapacidad. Está acreditada por la Generalitat. Hace un par de años dejó la calle, las drogas y el alcohol gracias a la ayuda de Fundación Arrels. Se puede pagar una habitación en Santa Coloma, mi ciudad de trabajo y familiar, gracias a los 423 euros que recibe mensualmente por la Renta Mínima de Inserción. Pero ante los ojos de la Agencia Tributaria es el administrador de la cooperativa Blister y Termoformas, una empresa que debe la relación anual del impuesto de sociedades de tres ejercicios contables, a partir de 2009.
Roberto es una de las 12 personas que atiende la entidad y que han sido utilizadas como testaferros por parte de desconocidos que abusan de su vulnerabilidad. “Yo no quiero dinero. Deseo que mi nombre esté limpio”, se queja. Con razón.
Una parte de los casos han sido identificados por los educadores y trabajadores sociales de Arrels, en diálogos de seguimiento con los usuarios de la entidad, que atiende a unas 1.200 personas sin techo al año.
Lo explican así: “Habitualmente les hacen ofrecimientos económicos y abusan de su situación extrema para que firmen documentos, dejen sacar fotocopias de sus documentos, de su DNI o hasta adquieran servicios como pólizas de seguro o coches de lujo”, explica el director de la entidad. Algunos de los afectados recuerdan que aceptan el trato a cambio de alimentación o cantidades de dinero que a veces nunca llegan a pagarse. Muchos ni siquiera lo recuerdan. “Se encuentran en un grado de desesperación tan alta, la vida les ha dado tantas bofetadas, que ven esto como una lotería. ¿Cómo van a decir que no? La tentación es muy grande”, agrega Busquets, el director de Arrels.
La abogada de Arrels recuerda otro nudo. Para firmar algunos documentos, como los poderes para la inscripción de empresas o para nombramiento de administradores, es necesaria la presencia de las partes ante un notario. “Las personas de las que estamos hablando se encontraban en momentos muy vulnerables, en muchas ocasiones bajo el efecto del alcohol o de drogas. También hay algunos casos de trastornos psicológicos. Es imposible que un notario de fe de un acto con una persona que no está en pleno uso de sus capacidades. Detrás de esto hay profesionales”. ¿Qué tipo de profesionales?
No sólo es eso. Los estafadores suelen hacer varios negocios con una misma persona. Roberto también es un ejemplo. Se refugia en la tecnología, es una de sus aficiones tras la muerte de su madre. Pero no puede comprar el smartphone que quiere: aparece en una lista de morosos y tiene múltiples números a su nombre. Algo detrás de lo que posiblemente estarían los estafadores que abusan de los sin techo.
Sin piedad, sin compasión. Son iniciativas emprendedoras. ¿No era el caso que toda valía? ¿Enriquecerse no era hermoso?




III
“Contra la irresponsabilidad del mal” es el título de un artículo publicado por Josep Maria Montaner el pasado jueves 30 de octubre en El País de Cataluña.
Unos apuntes.
La celebración este pasado fin de semana, días 18 y 19 de octubre si no ando yo errado, de la III Fira d’Economia Solidària de Catalunya (FESC), organizada por la XES (Xarxa d’Economia Solidària de Catalunya) en el recinto de la antigua Fabra y Cotas (Sant Andreu, Barcelona), allí trabajó mi tío durante años, “con casi 10.000 visitantes, es un buen motivo de optimismo”.
Lo es, señala JMM, por el lugar, “este antiguo conjunto industrial convertido en fábrica de creación, siempre lleno de vida y que se va transformando para alojar a asociaciones y para promover actividades sociales y de arte contemporáneo, teatro, música o danza, tanto en sus naves como en sus espacios libres”. Lo es también por los contenidos “dedicados al espacio emergente de las cooperativas”.
Unos datos: en 2013 hicieron crecer la ocupación en Cataluña en 1.400 personas, hasta sumar un total de 40.000 empleos en todo el sector. Salvo excepciones, recuerda JMM, el trabajo que se crea en las cooperativas es digno, tiene carácter indefinido en un 80% de los casos, y más del 50% de los puestos están ocupados por mujeres.
Por lo demás, sólo en 2013 el número de cooperativas de trabajo creció en un 8%. Aportan el 83% de la economía social y ya representan casi el 1% del total de empresas de Cataluña que, con el 22,5% del total de España, es la comunidad autónoma con más cooperativas.
La feria, prosigue JMM, ha potenciado interrelaciones y ha mostrado este mundo de la economía social “en el que los protagonistas no son individuos y empresarios sino personas y colectivos: cooperativas de vivienda, de energía verde, agrarias y de alimentación, de turismo sostenible, de arquitectura, ingeniería y rehabilitación, de producción textil y reciclaje de ropa, de consumo y de servicios”. No sólo eso: “hay, además, banca y finanzas éticas, bancos de tiempo, grupos feministas, comercio justo, economatos, huertos comunitarios, talleres, editoriales y revistas alternativas, grupos de comunicación y educación, monedas sociales alternativas al euro, colectivos de parados y todo tipo de asociaciones, plataformas y redes de cooperación”.
El reforzamiento de este tipo de economía local basada en la autoorganización y la proximidad, apunta JMM, “no es una moda, sino que tiene una trayectoria y plantea una auténtica alternativa frente a un mundo dominado por los grandes operadores económicos, la banca y los sectores inmobiliarios y turísticos”. Son una parte muy pequeña de las empresas, pero su valor simbólico es muy alto: “significa que, entre fisuras y oportunidades, ha renacido y se ha consolidado una manera audaz, solidaria y responsable de trabajar, consumir y vivir, de relacionarse y cooperar, nada desdeñable si queremos imaginar otros mundos posibles y necesarios.”
El fenómeno no es nuevo, en absoluto. “Sigue nuestra tradición asociativa de ateneos y sindicatos, de cooperativas de producción, como las vinícolas que aún perviven, y de búsqueda de modos de vida comunitarios, pero que posee un carácter emergente en este contexto de cambio de ciclo caracterizado por el hartazgo social y la voluntad de las personas de ser artífices y responsables de su destino”.
De la misma manera que no es nueva, la comparación es más que pertinente, “la oleada de corrupción que estamos vivido en estos últimos años: en los partidos políticos en el poder, en los bancos y cajas de ahorros, en el sector inmobiliario, en instituciones civiles como equipos de fútbol o entidades culturales, en el lavado de dinero negro y en los movimiento financieros a través de los paraísos fiscales”.
Añade JMM, no son palabras mias: “Las justificaciones de los corruptos, presuntos o confesos, nos recuerdan a aquel famoso juicio en Jerusalén al oficial nazi Adolf Eichmann en 1961, al que asistió la filósofa Hanna Arendt y que le llevo a su teoría de “la banalidad del mal”. El “no lo sabía”, “nadie me avisó de que debía declarar a Hacienda”, “lo hacía por el bien de la nación” o “cumplía con mi deber”, dicho por ex presidentes de comunidades autónomas y de bancos se parecen a los argumentos de Eichmann. Y lo que señaló Hanna Arendt, que el mal radicaba en la mediocridad del burócrata, en la incapacidad de pensar con un espíritu crítico y de tener valores humanos, sigue siendo válido y lo podríamos actualizar y sintetizar en “la irresponsabilidad del mal”.



IV
Por lo demás, las cosas del gran tema-monotema, la realidad real que dirían algunos, puede transitar por otros caminos.
“El Gobierno no está en absoluto cerrado a retocar la Constitución”, aseguró según parece la semana pasada el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ante el líder del PSOE. Condicionó cualquier cambio en la Carta Magna a los tiempos que decida marcar don Mariano.
Según El Confidencial Digital, que puede jugar con la información cartas muy distintas ayudando a intereses diversos, Rajoy estaría dispuesto a abordar una reforma de la Constitución. Sería después del 9-N. Entre las propuestas que sopesa el Gobierno se encuentra el reconocimiento de Cataluña como nación. Los ajustes en la Constitución que se están discutiendo (Duran i Lleida, Iceta, Sáenz de Santamaría, según cuentan) están abiertos a negociar con el gobierno de la Generalitat el blindaje de competencias en diversos ámbitos: financiación, lengua y cultura. Rajoy, dicen, está dispuesto a ‘abrir este melón’ si hay garantías de que servirá para resolver definitivamente el problema. Cosa imposible (permanente política de alta tensión y separación) a todas luces.
Pero no éste ahora el punto.
Uno de los aspectos que Rajoy parece haber tenido en cuenta para suavizar su postura contraria a la reforma está relacionado con la necesidad de lanzar otro mensaje a la opinión pública: la Constitución ha sido muy útil durante 30 años pero no es inamovible. OTAN, Unión europea, intereses de la  deuda… ¿lo ha sido alguna vez?
El PP es consciente de que el Régimen está tambaleándose y está favoreciendo el ascenso imparable de Podemos. Por eso, argumentan cualquier guiño al cambio del Régimen, que contribuya a dar la sensación –¡sensación!- de que no es intocable, puede resultar ahora positivo.
Puede ser. No digo que no sea posible. Estaríamos de nuevo en línea gatopardiana y con la mirada puesta en la consolidación de la nueva restauración borbónica que contaría con el vist i plau de la burguesía catalana o de sus sectores más poderosos con una nueva repartición de poder que es, como es sabido, el asunto que está detrás de todo.

V
Unos apuntes de la historiadora Soledad Bengoechea de Espai Marx:
El 24 de abril de 1935. Se dice que lo que más abunda en la mendicidad son los niños. “Primero si paramos un poco la atención, notaremos que abundan las mujeres que llevan consigo tres o cuatro chiquillos, que esparcen estratégicamente, para que nadie pueda escapar del acoso”. Fuente: El Diluvio, 24 de abril de 1935.
15 de junio 1935. [Parece que para prevenir la mendicidad] Una nota oficiosa del 15 de junio de 1935 dice en resumen que: en estos últimos años las obras benéficas han alcanzado una enorme importancia que es necesario coordinar las funciones de cada organismo. Fuente: La Vanguardia, 16 de junio de 1935.
El 16 de julio de 1935 el Ayuntamiento publica un bando por el cual ha de entrar en vigor reprimir la mendicidad en Barcelona. Queda prohibido también hacer caridad en las calles. Se quiere evitar la verdadera “plaga” de pobres que piden limosna en las calles. Fuente: “Full Oficial del Dilluns” del día 22 de julio de 1935.
Toda esta documentación ha sido consultada por nuestra historiadora en el Archivo General de la Diputación.




VI
Pere Ríos entrevistó a David Fernández, diputado de las CUP, el pasado 29 de octubre.
Unos breves comentarios sobre algunas de sus afirmaciones.
1. “La izquierda independentista hace 40 años que pide un referéndum sobre la autodeterminación, CiU no. No se puede olvidar que Mas gobernaba con el PP hace solo dos años”.
Me da que, lo de 40 años, no es exactamente así, pero, en todo caso, sea como fuere y cuando fuere, quien pidió-exigió el ejercicio del derecho de autodeterminación (y habló a un tiempo de la solidaridad entre los pueblos ibéricos) en tiempos de opresión política y persecución cultural y lingüística, que distan mucho-muchísimo de ser la situación actual de Cataluña, fue la izquierda comunista democrática. Entre ellos, el PSUC, también el PCE, y otras fuerzas de izquierda comunista. El MCC por ejemplo.
¿O ando muy equivocado?

2. El proceso soberanista, señala DF, ha servido a los nacionalistas para esconder que entre 2010 y 2014 han recortado 5.130 millones de euros, “el peor tijeretazo desde que hay democracia”, aunque Fernández apostilla que “el endeudamiento brutal que tiene Cataluña también es responsabilidad del tripartito”.
Aplausos, aplausos bravo, bravo… Más allá del endeudamiento “brutal” y del papel del tripartito, ¿cómo se puede entonces cogerse de la mano -e incluso acudir a actos de gobierno- con gentes que han dirigido, diseñado y abonado el mayor ataque social antiobrero desde la muerte del dictador golpista desde abyectas posiciones de privilegio, infamia e impiedad?
Dejo ahora aparte el uso del término democracia en este contexto.

3. “Unos utilizan la independencia para no hablar de la crisis, otros emplean la crisis para no hablar de la independencia y nosotros queremos hablar de todo, no solo quitar una bandera para poner otra”.
A ver, a ver, un momento. Hablar de todo, no quitar una bandera para poner otra. Muy bien. ¿Y entonces cómo se come y, sobre todo, cómo se digiere, la permanente agitación político-cultural, por tierra, aire, mar y TV3 y afines, independentista-soberanista a la que estamos sometidos? ¿De qué hablamos cuando aquí hablamos? Si no vivo en Júpiter, de un tema, de un solo tema. ¿Dónde están las mareas verdes, blancas o enrojecidas ocupando las calles de nuestras ciudades rebeldes en .Cat?

4. “La diferencia que hay entre CiU y la CUP es la misma que entre la duquesa de Alba y un jornalero andaluz”.
¿Y los jornaleros andaluces se alían políticamente por el “dret andaluz a decidir” con la Duquesa de Alba? ¿Dónde rige ese acuerdo?

5. “Algo grave pasa en Cataluña para que los neoliberales y los anticapitalistas nos pongamos de acuerdo, para que la patronal y los sindicatos coincidan, para que los que soportamos los golpes de los Mossos d’Esquadra y los que los dirigen pensemos lo mismo. Desde Madrid no se sabe decodificar esta realidad”.
Ni desde Madrid ni desde Sevilla ni incluso desde Peralta de Alcofea. Es imposible decodificar un código así. ¿Cuál es la lógica de clase de esa alianza contradictoria? Incluso sin hablar de clases: ¿cuál es la lógica social de esa alianza entre explotadores y explotados, entre descreadores de la Tierra y gentes que quieren anunciar y promover un mundo más razonable y más justo que ya está en éste?
Por lo demás, ¿de qué sindicatos se está hablando concretamente?
Item más: yo que también he soportado golpes de los Mossos estoy lejos de pensar lo mismo que los dirigentes de ese cuerpo policial que tanto recuerda, en ocasiones, a los antiguos grises del franquismo. Por lo que sé, lo que me ocurre a mí, esa divergencia aléfica con esos dirigentes, hombres y mujeres del palo y el (des)orden, le ocurre a miles y miles de ciudadanos catalanes. De pensar lo mismo, nada de nada. Pero es que nada y en ningún punto.

6. “Fernández admite que figura en varias fotografías al lado de Mas cuando firmó el decreto de la consulta o al acordarse la doble pregunta en diciembre de 2013, pero también puntualiza que en este tiempo he acudido a decenas de manifestaciones contra las políticas de CiU. “Cuando conseguimos que se prohíban las balas de goma, cuando el Parlament sacó una ley contra la homofobia pionera en España y otra contra el fracking y CiU vota con la CUP no se nos critica”, argumenta.”
Leo mal, peor que mal, ¿o se están lanzando ahora flores políticas a unas concesiones coyunturales de CiU que no se las creen ni ellos mismos? ¿No habría que interrogarse sobre lo que está pasando, y el olor de los escenarios, cuando CiU vota con las CUP?
¿Y cómo que no se les critica? ¡Y tanto!

7. “Igual que la CUP celebró el nacimiento de Podemos, “porque Madrid estaba huérfano de dispositivos políticos de transformación social”, ahora muestra sus reparos por la evolución de la formación. “Antes del 25 de mayo defendían con ahínco el derecho a decidir. Mal que nos pese, eso cotiza a la baja en España y han modulado su discurso en este tema, porque si introducen la cuestión catalana bajarían en picado sus previsiones”.
¿En Madrid… –¿Madrid? ¿una persona de izquierdas también debe expresarse en estos términos?- andan huérfanos de dispositivos políticos de transformación? ¿En España-Sefarad, dejemos aparte .Cat, andan huérfanos de estos dispositivos? ¿Vivimos en el mismo país de países? 15M, mareas verdes, frentes cívicos, campamentos de la dignidad, combates permanentes, izquierdas más o menos unidas, PCE, nuevas organizaciones, luchas exitosas en temas de privatización, 22M, centenares de miles de ciudadanos manifestándose por temas sociales … ¿todo eso no cuenta? ¿No existen dispositivos de transformación fuera de .Cat?
En cuanto a Podemos la cosa tampoco es nada evidente. Modula el discurso sobre el tema del inexistente “dret a decidir” y esa modulación es por oportunismo, porque no quieren bajar en picado en las encuestas por la razón de siempre: la España negra de siempre, la de la charanga y pandereta, no hay otra. ¿Y no puede ser por convencimiento? ¿No puede ser porque muchos activistas y miembros de Podemos en Cataluña no están a favor del SI-SI, de la independencia insolidaria, de la agitación nacionalista, de la división y destrucción de un demos común y trabajador? ¿Eso no es posible? ¿Y por qué no lo es si es, además, de facto el caso en muchos casos? Lo comprobé yo mismo en Nou Barris la semana pasada.
Pues nada. Lo de siempre, vivir para ver, leer y sorprenderse.




VI
Una declaración conjunta del PSUCviu y del PCE sobre “El reto en Catalunya después del 9 N” se abre con las siguientes palabras: “Ante la paralización por parte del Gobierno del Partido Popular y del Tribunal Constitucional de la consulta aprobada por el Parlamento de Cataluña, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha decidido hacer un uso claramente personal de la situación, planteando una salida que divide a quienes hemos venido defendiendo el derecho a decidir y sobre todo devalúa la solvencia de la propia consulta, que necesita de la máxima credibilidad interna y externa para ser aceptada por la comunidad internacional”. ¿Derecho a decidir? ¿Por qué importa un lenguaje impreciso y extraño a su propia tradición una fuerza que ha estado siempre en la vanguardia de las vanguardias en la defensa de los derechos de la ciudadanía catalana?
Más adelante podemos leer: “proceso del que salga una nueva Constitución que posibilite de forma clara el derecho a decidir de los pueblos que conforman el Estado Español”. ¿El estado español? El pueblo catalán conforma Cataluña y el resto de pueblos -o su conjunto- conforman el Estado español. ¿Es eso consistente?



VII
En una carta (con una falta ortográfica) escrita o cuanto menos firmada por Fernando Brea, el delegat del govern de la Generalitat, sobre el “proceso de participación” puede leerse: “us adjuntem un document en format Word”.
Aparte de la imprecisión de la expresión, esto es un ejemplo notable, uno más, de la apuesta del gobierno de la Generalitat por el software libre.



VIII
Una reflexión del historiador de la UAB José Luis Martín Ramos:
“[..,] puede haber varias agendas políticas, aunque haya una sola realidad. Eso sí hay agendas dominantes, agenda subordinadas y agendas que se abandonan o se destruyen. La realidad admite diferentes interpretaciones, según intereses e ideología; para mí el dato fundamental de la realidad catalana de hoy es el de la depresión y las diferentes respuestas de clase, no el conflicto nacional que hoy- existiendo – lo es en grado inferior al del pasado, a pesar de las disfunciones fiscales, de la obsolescencia de la solución autonómica y de los tics y tendencias recentralizadoras. La diferencia es que desde hace algún tiempo, desde que el pujolismo se agotó y el PSC en el gobierno compartido mostró toda su desnudez, se ha venido construyendo una agenda independentista, que se presenta como la única legítima de Cataluña y como bálsamo de fierabrás de las consecuencias de la depresión”.
Pero, recuerda Martín Ramos, hace un par de años no existía sólo esa agenda:
“[…] había otra agenda que se estaba empezando a escribir y de manera muy potente, la de la movilización de los trabajadores de la sanidad pública, de los enseñantes, de la PAH…esa agenda de respuesta de clase se expresaba en la calle y el nacionalismo, que no tenía instrumentos para combatirla desde las instituciones y que había ido entrando ya desde hace tiempo en la agenda independentista, decidió desplazarla de la calle con su movilización identitaria y situando el eje nacional como eje exclusivo, al que ha de subordinarse los demás. No es que vayamos retrasados… es que se ha abandonado lo que se empezaba a construir y se ha sustituido en la izquierda por lo que, a mí, me parece una quimera: que la independencia será también para nosotros una llave mágica, la que abrirá las puertas de al avance de la revolución”.
De la misma manera que Junqueras y Mas dicen que la independencia resuelve todas las penurias económicas, sin explicar ni cómo ni cuándo, hay que ser muy crédulo para conformarse con sus explicaciones señala Martín Ramos
“[…] entre la izquierda se dice que resuelve nuestras esperanzas de cambio radical, anticapitalista, también obviando el cómo y el cuándo (porque el argumento del cuanto peor mejor es una barbaridad). No nos hemos retrasado; hemos destruido la agenda incipiente de la respuesta de clase a la depresión. Si insisto tanto en el debate “nacional” identitario, no es porque me preocupe las supuestas pérdidas de capital identitario español, sino porque la consecuencia fundamental del “proceso”- que no tengo por seguro que acabe en independencia- es la destrucción de esa otra agenda; una destrucción disimulada objetivamente –no a posta, claro está– por la configuración de una “izquierda nacional” que le hará cosquillas al discurso hegemónico del nacionalismo, con gestos, palabras, alguna acción,… “.

El ejemplo más patético es, en su opinión, ICV. El más perjudicial, para él, “son los últimos tiempos de las CUP-parlamentaria”.
Una segunda reflexión del historiador de la UAB:
“Pero vamos a ver, ¿es o no un referéndum? Dicen que no lo es, sino solo una acción participativa y en los términos que ellos quieren ¿estoy obligado a participar? en absoluto”.
Por eso soy pepero se pregunta Martín Ramos
“No veo por qué. Yo no estoy en contra de que ellos se movilicen; lo que yo no haré es movilizarme con ellos. Yo no creo que haya que hacer propaganda contraria a su movilización, que la llaman participación. Están en su derecho, como yo a movilizarme por otra cosas; como los de sociedad civil catalana a defender sus posiciones. Defender el derecho de la ANC y el de Sociedad Civil catalana no quiere decir nada más que eso; lo mismo que defender y reivindicar el derecho de los que pensamos de manera diferente a la ANC y a SCC”.
A lo que tienen ningún derecho, prosigue JLMR, es a pretender que “su movilización sea la movilización de Cataluña, y que sea obligatoria a todo ciudadano de bien movilizarse en los términos en que ellos lo han planteado. No entro en su discurso de eje nacional ni en su propuesta de dos bandos”.
Cómo demostrar que no vamos porque es una trampa, se pregunta.
“Primero no yendo, si crees que es una trampa, y luego argumentando porque crees que es una trampa. Yo por coherencia no iré a dar mi opinión -no es mi voto- en una consulta partidaria; iré a votar cuando haya una convocatoria universal o legal o legítima (cuatro partidos no suman una legitimidad por mucha mayoría parlamentaria que tengan). Participio en el ejercicio de la democracia, no en el ejercicio de la propaganda; y no me vale que me digan que se han convertido en ejercicio de propaganda por culpa de Madrid, porque desde siempre lo sabían -los que saben- y siempre han hecho un ejercicio de propaganda y no un ejercicio de democracia; por algo encargaron urnas de cartón”.
Pero si alguien quiere participar, añade, está en su derecho, faltaría más, “será un comportamiento personal, pero visto lo que piensa no creo que resulte un comportamiento político; no lo será si vas a votar solo porque no te confundan con el PP, eso sería comprarles su engaño: los que no están con nosotros, están con ellos”.
¿A qué no está mal?



IX
Algunos lemas en la publicidad política del SI-SI, abonando la .Cat independiente, que pueden leerse estos días en carteles ubicados en ciudades de Cataluña:
1. “Un país donde se lea más”.
2. “Un país donde los trenes no te dejen tirado”.
3. “Un país que se lleve bien con España”.
4. “Un país donde los jóvenes pueden irse de casa a los 18 años” (no a Alemania o Ecuador forzosamente).
5. El último es el mejor, debe ser de Herr Guardiola: “Un país donde nos levantemos muy de mañana pero en el que podamos dormir tranquilo”.
¿A qué son chulos?



X
Por cierto, el socio de #OleguerPujol Iglesias es yerno de #Zaplana mdia.st/1tNBJPi pic.twitter.com/eM6BuwxL5P
Unas recomendaciones.
Sobre el TTIP: http://youtu.be/VIWR9HHxA-k.
La segunda es una entrevista con Andreu Mayayo: “Vendre que les retallades de CiU han estat obligades és una presa de pèl” (“Afirmar que los recortes de CIU han sido obligados es una tomadura de pelo”) http://www.eldiario.es/catalunyaplural/Andreu-Mayayo-Vendre-CiU-ciutadania_0_317069125.html
Otra recomendación más, la última:
“We will never take a move that could place us outside the European Union,” he said”. . http://www.nytimes.com/reuters/2014/10/22/business/22reuters-spain-catalonia-independence.html?smid=fb-share&_r=0
Es don Andreu Mas-Colell, el del “sobresalient” en matemáticas según declaraciones suyas a TV3, quien habla.



XI
Lo último, no canso más.
La Assemblea Territorial de Les Corts per la Independència, integrante de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), ha iniciado un proyecto que “pretende contribuir a preservar el tejido de comerciantes” del barrio de Les Corts de Barcelona. Creen, eso es lo que dicen cuanto menos, que en una perspectiva de estado propio “al qual aspirem”, se ha de contar con el esfuerzo y la dedicación de estos profesionales que tanto “han contribuido a dar forma a nuestra manera de ser y entender el mundo” (no añado nada). ¡Que viene el TTIP!
Quieren que los vecinos los tenga en cuenta, que valore su proximidad y profesionalidad, porque un comercio vivo y próximo, además de ofrecer trato personal, confianza y productos de calidad, “ayuda a cohesionar nuestra sociedad”. Por eso, concluyen, no podemos prescindir de ellos.
Pero más aún: pretendemos crear una red de comercios que colaboren en la difusión del mensaje de la ANC para poder ampliar y así llegar a otras tipologías de persones. Proponen finalmente diferentes formas de participar: folletos informativos, carteles para colgar al exterior del establecimiento (¡somos de la ANC, somos un comercio amigo de la ANC”), formando parte de un directorio dentro de la web de la ANC de les Corts donde conste todos los comercios colaboradores. Etc. Un ejemplo de lo apuntado:




Si está interesado en ser un comercio amigo de la ANC, Les Corts, se da una dirección de contacto. Algunos comercios ya forman parte de esa red de la ANC: Farmàcia Núria Mont (Joan Güell, 91), VV Foto (Violant d’Hongria, 120), Copisteria Jocar (Arístides Maillol, 17 local 3), El Bisaura (Mercat de Les Corts), Peix i marisc Anna (Mercat de Les Corts), BCN Rentacar (Llucà, 38).
¿A qué es bonito? ¿A qué es entreñable? ¿A que está clara la perspectiva de clase y la cosmovisión de la ANC, la fuerza organizada que está dirigiendo, con mando y grito en plaza, las movilizaciones ciudadanas independentistas enmascaradas en el inocente “dret a decidir”?




***

2 comentarios:

  1. Le falta decir una soflama que no tiene desperdicio:
    Un país donde el deporte represente la identidad catalana y no la española....
    Pienso en que están dando por hecho que Messi, Neymar, Suarez, Munnir, Rakitic, Veermelaen, Dos Santos, Stegeen, Mathieu, Alvés, Rafinha, Afriano y Mascherano, que forman parte del primer equipo, cumplen con los requisitos para representar la identidad catalana por dondequiera que sus botas pisen.
    Quede constancia que soy catalán y residente en Barcelona. pero las cosas claras. Si hay un lugar donde si se puede esgrimir ese argumento, sería Bilbao, pero poner ese apartado en el programa para la independencia, me parece cuanto menos, demagógico.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. ¿Estamos por el dret a decidir y no estamos por el dret a decidir sobre el TTIP?
    Cierto Miquel, en cuanto pasamos del eufemismo abstracto a la pregunta concreta aparecen las
    contradicciones antagónicas, insolubles o como se quieran calificar. El sucedáneo de discurso que
    se gastan estos astutos rufianes no resiste el más simple de los análisis, la pregunta más obvia.
    Pero claro, no se trata de un debate, de un diálogo entre diversas maneras de "leer" la realidad, sino más bien de un sermón unidireccional, entre emisor y receptores, que no admite réplica o cuestionamiento alguno. Por eso Shakespeare se sacaba de la manga un espectro o un bufón o un dios pagano... ¡con superpoderes!
    Un saludo

    ResponderEliminar