domingo, 22 de febrero de 2015

COMIDA ALEMANA (Dramolette) / Thomas Bernhard





COMIDA ALEMANA (Dramolette) 



El señor y la señora Bernhard, sus hijas, sus hijos, sus nietos, sus biznietos y sus parientes más allegados, noventa y ocho personas en torno a una mesa comedor pequeña y no del todo redonda. De roble natural.


Señor Bernhard, furioso
 Debéis tomároslo con calma

Señora Bernhard
 Tomároslo con calma

Señor Bernhard
La comida
pensad en vuestra madre
y en su madre
y en la madre de la madre
de vuestra madre
Todos menos el señor y la señora Bernhard se miran

Señora Bernhard
 La Revolución os aniquilará
a todos
y entonces no tendréis ya
una sopa como ésta

El menor de los biznietos, gritando
Ni una patata más

El mayor de los biznietos
Ni una patata más
en toda Alemania

Señora Bernhard, roncamente
Porque la lucha contra el cáncer se lo ha tragado todo

Señor Bernhard
Y los aviones de alerta y control de la OTAN

Señora Bernhard
No vayáis diciendo por ahí
lo que hemos dicho
preguntando
No está buena la sopa
Todos asienten

El segundo biznieto (¡No tataranieto!)
El nuevo Presidente Federal
era también nazi

El mayor de los nietos
Los alemanes son todos nazis

Señora Bernhard
Dejaos de política
comeos la sopa

Señor Bernhard, levantándose de un salto
Ya estoy harto
en todas las sopas encontráis
nazis
golpea con las manos el plato de sopa
todavía lleno, gritando

Sopa nazi
sopa nazi
sopa nazi

Señora Bernhard, se ha levantado de un salto
Gritando y señala con el dedo los pantalones del señor Bernhard
Mirad
lleva pantalones nazis
pantalones nazis lleva

El mayor de los biznietos, gritando
Pantalones nazis
los pantalones nazis de padre alemán

Señora Bernhard se deja caer en su silla, tapándose la cara con las manos
Qué vergüenza
Dios mío
Dios mío qué
vergüenza
Como Scheel
como Scheel
como Scheel

La menor de las tataranietas, fuerte
Y como Carstens
y como Carstens

Señora Bernhard
No hay manera de evitarlo

Señor Bernhard
Siempre pasa lo mismo
apenas nos sentamos a la mesa
a esta mesa de roble
encontráis algún nazi
en la sopa
y en lugar de la rica sopa de fideos de siempre
todos los días tenemos
sopa nazi en la mesa
nada más que nazis en vez de fideos

Señora Bernhard
Querido esposo
escúchame
en toda Alemania no hay
fideos ya
nada más que nazis
compremos donde compremos los fideos
siempre sólo nazis
abramos el paquete de fideos
que abramos
sólo salen siempre
nazis
y si lo hervimos todo
rebosa horriblemente
no puedo hacer nada
Todos tiran sus cucharas

El menor de los biznietos
Dejad en paz a madre

Señora Bernhard, con el rostro hundido
en el materno delantal
alemán, apocada
Al fin y a cabo todos
habéis comido Nacionalsocialismo
a cucharadas
Todos se lanzan sobre la señora Bernhard y la estrangulan

El mayor de los biznietos grita en el silencio
Madre

Telón


Thomas Bernhard



***