jueves, 12 de marzo de 2015

Introducción a la vida no fascista / Michel Foucault






Sobre “El Antiedipo”, de Gilles Deleuze y Félix Guattari

Introducción a la vida no fascista

Michel Foucault

La mejor manera, creo, de leer El Antiedipo consiste en abordarlo como un "arte", en el sentido en que se habla de "arte erótica", por ejemplo. Apoyándose sobre las nociones, en apariencia abstractas, de multiplicidades, flujos, dispositivos y conexiones, el análisis de la relación del deseo con la realidad y con la "máquina" capitalista aporta respuestas a preguntas concretas. Preguntas que se preocupan menos del porqué de las cosas que de su cómo. ¿Cómo se inserta el deseo en el pensamiento, en el discurso, en la acción? ¿Cómo el deseo puede y debe desplegar sus fuerzas en la esfera de lo político e intensificarse en el proceso de inversión del orden establecido?

De ahí los tres adversarios a los que El antiedipo se enfrenta:

1. Los ascetas políticos, los militantes mohínos, los terroristas de la teoría, aquellos que querrían preservar el orden puro de la política y del discurso político. Los burócratas de la revolución y los funcionarios de la Verdad.

2. Los lastimosos técnicos del deseo -psicoanalistas y semiólogos que inspeccionan cada signo y cada síntoma- que querrían subyugar la organización múltiple del deseo a la ley binaria de la estructura y de la carencia.

3. En fin, el enemigo mayor, el adversario estratégico (en tanto que la oposición de El antiedipo a sus otros enemigos constituye más bien un compromiso táctico): el fascismo. Y no únicamente el fascismo histórico de Hitler y de Mussolini -que tan eficazmente ha sabido movilizar y utilizar el deseo de las masas- sino además el fascismo que está en todos nosotros, en nuestras cabezas y en nuestros comportamientos cotidianos, el fascismo que nos hace amar el poder, amar incluso aquello que nos somete y nos explota.




¿Cómo hacer para no volverse fascista incluso cuando (sobre todo cuando) uno se cree un militante revolucionario? ¿Cómo eliminar el fascismo de nuestros discursos y de nuestros actos, de nuestros corazones y de nuestros placeres? ¿Cómo desalojar el fascismo que se ha incrustado en nuestro comportamiento? Los moralistas cristianos buscaban las huellas de la carne que se habían alojado en los repliegues del alma. Deleuze y Guattari, por su parte, acechan las huellas más sutiles del fascismo en el cuerpo.
Este arte de vivir contrario a todas las formas de fascismo, ya presentes o inminentes, acarrea un cierto número de principios esenciales, que resumiría como sigue si debiera hacer de este gran libro un manual o una guía de la vida cotidiana:

- Liberad la acción política de toda forma de paranoia unitaria y totalizante.

- Haced crecer la acción, el pensamiento y los deseos por proliferación, yuxtaposición y disyunción, y no por subdivisión y jerarquización piramidal.

- Abandonad la obediencia a las viejas categorías de lo Negativo (ley, límite, castración, necesidad, carencia), que, durante tanto tiempo, el pensamiento occidental ha venerado en cuanto forma de poder y modo de acceso a la realidad. Preferid lo que es positivo y múltiple, la diferencia a la uniformidad, los flujos a las unidades, Ios dispositivos móviles a los sistemas.


Considerad que lo productivo no es sedentario sino nómada.

- No creáis que es necesario estar triste para ser militante, incluso si la cosa que se combate es abominable. El vínculo del deseo con la realidad (y no su retirada en las formas de la representación) posee una fuerza revolucionaria.

-No utilicéis el pensamiento para conferir un valor de verdad a una práctica política; ni la acción política para desacreditar una línea de pensamiento, como si no fuera ya sino mera especulación. Utilizad la práctica política como un intensificador del pensamiento, y el análisis como un multiplicador de las formas y de los dominios de intervención de la acción política.




- No exijáis de la política que restablezca los "derechos" del individuo tal como la filosofía los ha definido. El individuo es el producto del poder. Lo que se necesita es "desindividualizar" por medio de la multiplicación y el desplazamiento, la disposición de combinaciones diferentes. El grupo no debe ser el vínculo orgánico que una individuos jerarquizados, sino un generador constante de "desindividualización".

- No os enamoréis del poder.


Michel Foucault





***

2 comentarios:

  1. Es evidente, tenemos lecturas en común. Picasso decía algo así como que, le había costado unos años pintar como un adulto y toda una vida llegar a hacerlo como un niño. A mí me sucede algo similar con la educación, me costo unos años asimilarla (a la fuerza ahorcan) y toda una vida librarme de ella (aún estoy en ello). Lo digo por esto que acabo de leer: "...el fascismo que está en todos nosotros, en nuestras cabezas y en nuestros comportamientos cotidianos..."

    Salud

    ResponderEliminar
  2. Sí que parece que tienes razón con lo de las lecturas en común, ya hemos coincidido un buen puñado de veces. En realidad creo que a todos nos pasa lo mismo, las lecturas se eslabonan, un autor cita a otro autor u otra obra y nos pica la curiosidad, y éste a su vez nos lleva a otro y así, por afinidades electivas, se va formando la cadena…
    Foucault y Deleuze son autores que frecuento, aunque debo de admitir que en algunas ocasiones, las menos, me pierdo, quizás debido a mis propias carencias, en lo que me parece unos ejercicios retóricos algo vacuos o desnortados.
    El fascista, o mejor el capitalista, que llevamos dentro (nuestra historicidad, que decía MVM) es fruto de aquello que Gramsci definió como la “hegemonía”, la unión de dos cosas: consenso y conciencia. Para Gramsci la cultura es la sociedad, no hay separación entre procesos culturales y procesos sociales. Y son las tradiciones (el lenguaje, los relatos del pasado…), las instituciones (la familia, la escuela, el trabajo…) y las organizaciones o formaciones sociales (el arte, la filosofía…) las que permanentemente inoculan y propagan, es decir, reproducen, la ideología y cultura hegemónica, la de la clase dominante. Lo raro sería que NO tuviésemos a ese enano capitalista dándonos la vara todo el puñetero día… en fin, como también escribió Gramsci: “La hegemonía contiene su contradicción”. Y ahí precisamente está la tarea… revolucionaria, digo.

    Salud.

    ResponderEliminar