viernes, 20 de marzo de 2015

Párrafos de “A trancas y barrancas” / Miguel Sánchez-Ostiz







(…)
Y AHORA  DESCUBRIMOS que  el  Partido  Socialista  no  es  ni  era republicano,  que  no está  por  la  Tercera  República,  que  sigue  siendo cómplice necesario  de  la  oligarquía  franquista  y  de  un  sistema  corrupto y que  su  oposición  parlamentaria  era  mandanga  pura...  ah,  sí y  también descubrimos  que  han  perdido  la  última  oportunidad de  regeneración política  en  el  seno  de  la  izquierda.  Lo  suyo es  la  complicidad  con  la   peor   derecha   que   ha   gobernado   el   país   en   casi   40   años   y   con   una   monarquía   podrida.   Cuando  hablan  de  estabilidad  lo  hacen  de sus cuentas corrientes  en  las  que  cifran  cualquier  cambio  social.  Son golpistas,  porque  el  pacto  de  Estado  que  se  traen  entre manos es  un golpe,  incruento,  pero  golpe,  una  forma  de  burlar  a  una ciudadanía  que pide  cambios  y  ruptura. Descubrimos  y  hemos olvidado  décadas  de trapacerías  y  gestión  chapucera,  o  que cuando estuvieron  en  el  poder recurrieron  al  asesinato  (GAL) en  su  lucha  contra  ETA  o  se enriquecieron de  manera fraudulenta  en  la  época  de  Urralburu/Roldán...  que  para  mí no fue  sino  la  punta  de  un  iceberg  en  cuyo  oscuro  interior estaba la financiación  de  esa  zahúrda  de  mamarrachos  (Torres  Villarroel)  y  de caraduras  de  las  Cajas  de  Ahorros  y  los  consejos  de  administración  de las  eléctricas,  las  multinacionales,  la  fachenda,  los  puros  y  los  toros.




EL  PODER  PREMIA a  quien  puede  domesticar  o  a  quien  se deja  y calla,  eso  es  obvio.  La  mayoría  de  los  premios institucionales  arruinan  la capacidad  subversiva  de  la  obra  o  la ponen  en  entredicho.  Están montados  para  eso.  En  el  caso del  escritor  viejo  que  recibe  esos galardones  a  modo  de premio  de  consolación   resultan   patéticas   esas   palmadas   postreras   en   el   lomo   equivalentes   a   una   burla  sangrienta con  la  que  los  poderosos  quieren  enjuagar  décadas  de desprecio.




LA  PORTADA  DE  LA  REVISTA El  Jueves en  la  que  se  ve  al Borbón padre  pasándole  una  corona  de  mierda  al  Borbón  hijo, ha  sido censurada.  La  fiesta  no  ha  hecho  más  que  empezar. Hoy,   el   cortesano Mario   Vargas   Llosa,   que   con   la   marea republicana   tal   vez   vea   en   peligro   su  marquesado,  sostiene que  don  Felipe  VI  va  a  reinar  sobre una  «democracia moderna y  respetada,  un  país  libre,  solvente  y  cultoque figura  entre los más  avanzados  del  mundo».  Solo  quien  aspira  a  que  le paguen   por   ello,   puede   sostener   semejante   estupidez   o   patraña,   sobre   todo   cuando   en   la   página  anterior  del mismo periódico  se puede tener  la  confirmación de  que este  es  un país  de  ladrones:  la  Seguridad Social  reclama  a  la  mutua  de accidentes  laborales  Fremap  43,2  millones de  euros  de  dinero público  que  entre  2006  y  2011  gastó  indebidamente en  dietas, viajes  para  la  junta  directiva  y  sus  parejas,  mariscadas colosales,  coches  de  lujo  y  pago  a  comerciales  para  captar nuevos mutualistas  (algo  prohibido  por  la  ley)...  De  estos  y otros  asuntos  que son  del  dominio  público  el  marqués  de Vargas  Llosa  no  hablará jamás. Él  es  coparticipe  y  beneficiario directo  del  régimen  que  posibilita  tales saqueos,  destruye empleo,  derechos  sociales,  utiliza  sin  limitación  alguna la violencia  policial  contra  reclamaciones  legítimas,  hace  de  la  corrupción un  signo  de  distinción  social...  a  qué  seguir.
(…)

Miguel Sánchez-Ostiz, “A trancas y barrancas”



***

4 comentarios:

  1. Contundentes verdades a las que sus señorías son completamente impermeables, lo cual confirma que son lo que son: unos sinvergüenzas.

    Salud

    ResponderEliminar
  2. “Siniestra gallina ciega la de la propia vida, me digo a carcajadas, perseguido por brujas, brujos y demonios, propios y ajenos…” Escribe Sánchez-Ostiz, en su nuevo dietario, en el que un año más deja registrado sus viajes, sus lecturas, sus reflexiones políticas, sociales, culturales… y un año más este extraordinario narrador, este brillante y agudo observador de los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa-para mí sin duda el más importante diarista contemporáneo-, verá como su libro pasa, si en algún caso pasa, en silencio, más bien silenciado, por las cada vez más escasas librerías, si acaso llegan a desembalar el improbable paquete, envuelto en el más profundo ninguneo de todas las capillitas de la crítica, las de derechas, las de “izquierda” y las que no son ni de derechas ni izquierda, que ya tiene mérito el amigo Miguel… en fin, la auténtica independencia intelectual tiene esos costes, y los hienas pesebristas no pueden permitir la existencia de tales anomalías…

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He de reconocer que no conocía ni este libro -y lo que es peor aún- ni a su autor. Cosa que pienso enmendar, este será el próximo libro que lea. El problema es que, como tú bien señalas, los libros de los auténticamente independientes son difícil de encontrar. Salvo honrosas y heroicas excepciones, ni las librerías ni los libreros son ya lo que eran, se los ha zampado "el mercado", inquisidor que no está precisamente por la labor de "avivar el seso y despertarlo".
      En fin, gracias por descubrirme, una vez más, a un escritor.

      Salud

      Eliminar
  3. Aquí dejo enlace a las entradas de Miguel Sánchez-Ostiz en "escomberoides": http://escomberoides.blogspot.com.es/search/label/Miguel%20S%C3%A1nchez-Ostiz

    Y aquí enlace a su magnífico blog: https://vivirdebuenagana.wordpress.com/

    que usted lo disfrute.

    Salud

    ResponderEliminar