sábado, 29 de agosto de 2015

Ferlosio, Morán, Gramsci...




(Sociedad de consumo) ¡Ese intenso y vicioso placer de embelesarme largamente con la frente apoyada en el cristal de los escaparates de las ferreterías, soñándome comprador de tantas fascinantes cosas: herramientas, masillas, accesorios, herrajes, aparatos, pegamentos, que este cliente fingido para el caso forzosamente necesitaría… hasta que al cabo me aparto despertando a la tal vez melancólica evidencia de que siendo el que creo que soy cuando no sueño no me hacen ni puta falta para nada!”

(Rafael Sánchez Ferlosio)





En año tan tardío como 1982, el editor de Ruedo Ibérico, José Martínez, escribió: “La Universidad de Verano (Menéndez Pelayo) es una gran puta con la que todos nos hemos acostados”. Aunque no sea exacto ese “todos”, la afirmación del tan veterano opositor y ácrata confirma el atractivo del “primer comedero intelectual de España”.

(Gregorio Morán, “El cura y los mandarines”)





"Ocupan la posición de adjudicadores de premios y castigos"


(Gramsci)


***

2 comentarios:

  1. Viendo los escaparates de tas cuenta de la gran cantidad de cosas que existen que no sirven para nada. Esto también ocurre cuando ves la gran cantidad de carreras universitarias, la gran cantidad de másters, de cursos de verano... muchos tampoco sirven para nada, son unos productos mercantiles para traficar y llenar la caja.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. “Lo que, enfáticamente, no le pido a un olmo es que me diga lo que tengo que aprobar o desaprobar de sus peras.”

    (ELOTRO after Auden)

    Que si “Sociedad de consumo”, que si “Sociedad del espectáculo”, ¿consumo de qué? ¿de espectáculo? ¿de “nada”? ¿de una nada que no sirve para nada? ¿Acaso esa “nada” que consumimos, que se exhibe en el escaparate o en el escenario, no es una mercancía más? Y siendo así, ¿no posee en tanto mercancía su valor de uso y su valor de cambio? Un máster, un curso de verano, un ensayo sobre las nefastas guerras, ¿no acaban proporcionando a sus promotores, poseedores y usuarios, su valor de cambio? Esa mercancía (conocimiento) que Sánchez Ferlosio nos ha proporcionado con tan generosa abundancia y con sus agudísimos y brillantísimos análisis (también filológicos y gramaticales) sobre la historicidad de las guerras (orígenes, desarrollos y corolarios… y vuelta a empezar que el espectáculo no puede parar…) no han ido acompañadas acaso del fruto “empírico”, de la propuesta de “uso” de la recomendación final: “Sí a la OTAN”.

    En fin, la “nada” parece ocupar “el todo”… en el escenario y en el patio de butacas… esperemos que en el gallinero o bajo el escenario el viejo topo resista…

    Salud

    ResponderEliminar