lunes, 28 de septiembre de 2015

27 de septiembre, 40 años de los últimos fusilamientos de la dictadura franquista /Manuel García





27 de septiembre, 40 años de los últimos fusilamientos de la dictadura franquista 

 En 1975 se cumplían 39 años de la sublevación de parte del ejército contra la II República y 36 años del fin de la guerra civil. Pero con el fin de esta guerra no acabó la represión. La represión se extendió a lo largo de los 36 “años de paz”.
De hecho la dictadura de Franco terminó tal y cómo había empezado, con ejecuciones.


El clima político-social
El clima político y social en el país era muy tenso. Se producían múltiples huelgas y manifestaciones, pese a estar prohibidas. Empezaban los partidos a salir a la calle y se constituyó la Junta Democrática de España (JDE), donde había partidos como el PCE, el PSP y el PTE, personalidades independientes y sindicatos como CC.OO. que buscaban la ruptura con el sistema implantado. El Sindicato Vertical del régimen estaba plagado de sindicalistas de las ilegales CC.OO.

De hecho, después de que hubieran aumentado en los cinco últimos años las huelgas por motivos laborales, desde la JDE se consideró que era el momento de pasar a la acción política en la calle. Se convocaron tres días de huelga política en la provincia de Madrid, el 2, 3 y 4 de junio, pidiendo la ruptura política y social. Fue un éxito, más de 200.000 trabajadores madrileños secundaron la huelga.

Desde el gobierno y los medios se silenció la movilización en lo que pudieron, pero  en la prensa y emisoras de radio extranjeras se informó en las noticias. Incluso en las emisoras que emitían programas nocturnos en onda corta en español, como BBC y France-Inter.

Evidentemente este hecho causó gran preocupación en el régimen, que buscaba los medios para sobrevivir. Se empezó a rumorear sobre una ley contra el terrorismo y que se consideraría también como actos de terrorismo las huelgas (paros laborales lo llamaban).




La lucha armada en el tardo-franquismo.
Por otra parte se estaban produciendo atentados con resultados de muertes. Pero ni se daban en mayor cantidad ni eran distintos en gravedad respecto a los años anteriores. Existían dos organizaciones que practicaban la lucha armada contra el franquismo: ETA y FRAP.
La organización ETA estaba más activa que nunca. En 1973 había acabado con la vida del presidente del gobierno Carrero Blanco, y posteriormente se habían desarticulado varios comandos en Madrid. En septiembre de 1974 se había producido, en circunstancias sospechosas, no aclaradas del todo, el atentado contra la cafetería situada en la calle Correo, al lado de la Dirección General de Seguridad, que produjo bastantes víctimas y que fue atribuida a ETA. Y en 1975 se produjeron detenciones de comandos etarras en Madrid.


Existía también el llamado Partido Comunista de España (marxista-leninista) PCE (m-l), una de las múltiples escisiones del PCE. El PCE (m-l) impulsó en 1973 la formación del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP). Este grupo fue acusado de atentar contra miembros de las fuerzas de seguridad del estado.

Cronología de los atentados

1) Garmendía y Otaegi
El 3 de abril de 1974 se había producido la muerte en atentado del cabo del Servicio de Información de la Guardia Civil Gregorio Posadas Zurrón, en Azpeitia.



José Antonio Garmendia Artola (Tupa), fue detenido el 28 de agosto de 1974 en Donostia, iba junto a José María Arruabarrena Esnaola Tanke, en el curso de un «enfrentamiento» con la Policía, de resultas del cual ambos activistas cayeron heridos, Garmendia de mayor gravedad. La policía había disparado pese a que los dos habían salido corriendo de su coche sin armas. A Garmendía un policía le intentó rematar con un tiro en la cabeza. Cuando después se le recogió se vio que estaba vivo, fue operado, estuvo varias semanas en coma, quedó disminuido mentalmente y en silla de ruedas. Pese a ello fue interrogado, cuando estaba hospitalizado, y como no podía moverse ni firmar, se le obligó a poner su huella dactilar en una declaración confeccionada. En esa declaración se decía que había estado antes del atentado en casa de Anjel Otaegi Etxeverria, al que preguntó la clase de vehículo que tenía el cabo. Y que después del atentado se refugió en la misma casa.
Otaegi declaró que él no sabía nada del atentado y que recibió a Garmendía las dos veces en su casa porque le conocía. Fue detenido acusado de colaboración con atentado con resultado de muerte.
El 24 de abril de 1975 se decretó por el gobierno el Estado de Excepción en el País Vasco.



2) Txiki Pérez Manot
El 6 de junio de 1975 murió en atentado el policía armado Ovidio Díaz López, en un atraco a la sucursal del Banco Santander de la calle Caspe en Barcelona. El 30 de julio es detenido Jon Paredes Manot, “Txiki”, acusado de ser el autor material de esa muerte. Además se le acusó de otras acciones armadas.
En esas fechas no se había puesto en vigor la ley antiterrorista, por lo que, como máximo según la legislación, a los tres días debía salir del poder policial y ser puesto en libertad o encarcelado. Txiki permanece cinco días en la Comisaría Central de Barcelona, recibiendo torturas durante los interrogatorios. Al quinto día ingresa en prisión en la cárcel Modelo de la capital Condal y el 21 de agosto sus abogados, Marc Palmés y Magda Oranich, logran entrevistarse con él, después de ser levantado el decreto de incomunicación con ellos. En la cárcel, Txiki se declara en huelga de hambre en protesta por las acusaciones a Garmendia y Otaegi.




Atentados atribuidos al FRAP
1) El 14 de julio de ese año murió en atentado el policía armado Lucio Rodríguez, en la madrileña calle Alenza.
Días después fueron detenidos Manuel Blanco Chivite, 30 años, casado y padre de dos niñas, nacido en San Sebastián, periodista. Detenido y torturado en diciembre de 1970 con motivo de las manifestaciones contra el proceso de Burgos; vuelto a detener en agosto de 1973 y en libertad provisional. Pablo Mayoral Rueda, 24 años, madrileño, mecánico. José Humberto Baena Alonso, 24 años, nacido en Vigo (Pontevedra), peón de fundición. Fernando Sierra Marco, 19 años, valenciano, estudiante. Vladimiro Fernández Tovar, 21 años, campesino, detenido y juzgado por el TOP a la edad de 17 años.

2) El 16 de agosto murió en un atentado el teniente de la Guardia Civil Antonio Pose Rodríguez, en el barrio madrileño de Carabanchel.

Días después fueron detenidos José Luis Sánchez-Bravo Solía, de veintiún años, estudiante de Física; Manuel Cañaveras de Gracia, de veinte años, estudiante de C. O. U.; Ramón García Sanz, de veintisiete años, soldador, de Barcelona: María Jesús Dasca Penelas, de veinte años, estudiante, Concepción Tristán López, de veintiún años, enfermera, y José Fonfría Díaz, de veintinueve años, licenciado en Biológicas y profesor del Instituto de Colmenar Viejo.

En ambos casos fueron interrogados bajo tortura. Las únicas pruebas que hubo para acusar a los detenidos fueron sus propias declaraciones ante la policía y la Guardia Civil. Todos denunciaron haber sufrido torturas.

El equipo policial encargado de la operación estaba dirigido por el comisario Roberto Conesa, y su lugarteniente era Juan Antonio González Pacheco, alias Billy El Niño...





***

No hay comentarios:

Publicar un comentario