domingo, 29 de noviembre de 2015

El oscuro legado de Juan Carlos de Borbón / Enric Llopis





Reseña de “Juan Carlos, un rey con antecedentes” (Akal), de Iñaki Errazkin

El 22 de noviembre de 1975, hace 40 años, se produjo la coronación de Juan Carlos de Borbón como rey de España. Para conmemorar el aniversario, medios oficiales como Televisión Española informaron del legado político del monarca: su papel protagónico en la transición, la oposición a los militares díscolos el 23-F, el poder “moderador” que permitió cuatro décadas de prosperidad y convivencia, y algunos livianos errores por los que cabalmente el rey se disculpó, hasta que finalmente cedió el cetro a su hijo, Felipe VI. Frente a las hagiografías y las visiones rosa que acompañaron casi hasta el final a la monarquía juancarlista, el periodista, escritor y, tal como se define, “militante por la libertad de expresión”, Iñaki Errazkin, ha escrito un pequeño ensayo de 90 páginas, “Juan Carlos, un rey con antecedentes”, publicado en la colección A Fondo de la editorial Akal. El autor rastrea en el libro algunas de las fuentes que trabajosamente, y a contracorriente, han revelado la otra biografía de Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias. Es decir, “el sucesor del dictador Francisco Franco, un monarca protegido por una Constitución hecha a su medida, lo que le ha permitido zascandilear a sus anchas, sabiéndose impune”, apunta el periodista en la introducción.

Errazkin titula el capítulo IV del ensayo “De pobretón a millonario”, basándose en un artículo publicado en 2012 por Juan José Morales en la revista mexicana “Gaceta del Pensamiento”, “De mendigo a monarca multimillonario”. Durante décadas las informaciones sobre el proceder del rey, que fueran más allá de la pompa y el incienso, había que buscarlas en publicaciones extranjeras. Así, el citado artículo, que califica al monarca de “noble” y “archimultimillonario”, se remite a una estimación de la revista Forbes del año 2003 sobre la fortuna de don Juan Carlos: 2.500 millones de euros. La revista no llegó a circular por el estado español. En febrero de 2003, otra revista, EuroBusiness, sitúa al rey en la posición 112 dentro de los 300 personajes más ricos de Europa. Lo de menos eran los siete millones de euros del presupuesto de la Casa Real.


Lo que comúnmente se desconoce son sus fincas, colecciones de arte y extensas propiedades de todo tipo. Cuando en 2012 otra fuente extranjera, The New York Times, indagaba en la fortuna regia, que tasaba en 1.800 millones de euros, añadía un detalle de interés: los bienes con los que Juan Carlos I accedió al trono eran escasos.

Fundador y presidente de la asociación “Pensamiento Libre”, editora del periódico digital “Insurgente”, Iñaki Errazkin ya buceó en los entresijos de la monarquía en otro libro, “Hasta la coronilla. Autopsia de los borbones”, publicado por Txalaparta en 2009.

El periodista indaga en la realidad que se esconde en los sótanos del palacio, fuera de los focos y las visiones amables, como la que ofrecía, coincidiendo con el 40 aniversario de la coronación de don Juan Carlos, el periódico La Razón. Este diario daba cuenta de la visita del rey “emérito” al rastrillo solidario de Nuevo Futuro el 22 de noviembre, junto a su hermana Pilar, donde -según informa el rotativo- llegó triunfalmente entre aplausos, se hizo fotografías con niños, “selfies” y fue saludado con gritos de “¡Viva el rey!”. Pero el autor de “Juan Carlos, un rey con antecedentes” pone la lupa en otros frentes, por ejemplo, la comunión entre la familia regia y la banca privada española, sobre todo con banqueros como Mario Conde, Emilio Botín o José Ángel Sánchez Asiaín. “No ha habido reunión importante del Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), representado por las principales multinacionales patrias, que no haya contado con la presencia de Juan Carlos de Borbón”.

Otra de las fuentes a las que recurre el autor es el periodista especializado en asuntos financieros Jesús Cacho. Las informaciones publicadas en “El Confidencial” por este veterano periodista revelan que el marqués Juan Miguel Villar Mir, propietario de la constructora OHL y actualmente imputado por el caso “Son Espases” (amaños en la adjudicación de las obras de un hospital en Palma de Mallorca), es una de las personas que proporcionó más ayuda financiera al rey. “En los últimos tiempos el grupo OHL se muestra particularmente activo en las monarquías de la península Arábiga y el golfo Pérsico, donde Juan Carlos I es considerado un hermano”, escribe Cacho en un párrafo del artículo reproducido por Iñaki Errazkin. Días después Jesús Cacho fue destituido como director de “El Confidencial”. En mayo de 2015 el presidente de OHL afirmó respecto a Podemos: “Lo que pide con expresiones marxistas-leninistas y de apoyo bolivariano no caben en España; este país tiene un nivel de vida lo suficientemente grande para impedir que gane el comunismo”. Otro personaje influyente en la Transición y en el itinerario mayestático de don Juan Carlos fue Emilio Botín-Sanz de Sautuola y López, abuelo de Ana Patricia Botín-Sanz de Sautuola O'Shea, actual presidenta del Banco Santander.

El libro publicado por Akal dedica algunas páginas a detallar las grandes cacerías en las que se embarcaba el actual rey “emérito”. Por ejemplo, en marzo de 2004 el corresponsal en Varsovia de El Mundo relataba cómo después de descerrajarles varios tiros a una banda de faisanes, don Juan Carlos liquidó a un bisonte anciano en una reserva natural polaca. Siete meses después pulverizó con la escopeta a nueve osos en la región de Covasna (Rumanía). En 2006, durante las vacaciones estivales, cazó un oso en Rusia previamente alcoholizado. Aunque tal vez el safari más sonado, el de abril de 2012 en Botsuana, que además iniciaría la agonía de su reinado, fue algo más que una cacería de elefantes.

“El rey había viajado a tierras africanas, invitado por un millonario saudí, para matar elefantes junto a su última amante conocida, la plebeya empresaria alemana Corinna Larsen”, explica Iñaki Errazkin. El autor del ensayo cita como ejemplo del compadreo una información del portal “Espía en el congreso” de julio de 2014, titulada “El sablazo de Juan Carlos y Corinna al príncipe Salman (hermano del fenecido rey Fahd de Arabia Saudí) en su palacio de Marbella”. La noticia detallaba el logro de 110 millones de euros para un negocio del yerno del exmonarca, Iñaki Urdangarín. Precisamente las “comisiones” obtenidas de los consorcios petroleros, afirma el autor a partir de las indagaciones de Jesús Cacho, han constituido una de las principales fuentes de lucro para Juan Carlos de Borbón y Borbón-dos Sicilias.

El capítulo amatorio del ensayo de Errazkin no se limita a enunciar un listado “rosa”, que por lo demás prosigue la tradición de la estirpe borbónica: la Chunga, Sandra Mozarowski, Nadiuska, Raffaella Carrà, Paloma San Basilio, Bárbara Rey, Antonia Dell'Atte, Yvonne Reyes, Sara Montiel, Carmen Díez de Rivera.... El periodista rescata alguno de los casos ocurridos hace cuatro décadas, oscurecidos por el paso de los años, y que trascienden la condición de reales amoríos. Sandra Mozarowsky, una actriz menor de edad, falleció en diciembre de 1977 al ser arrojada por el balcón de su piso en Madrid. “Las sospechas recayeron en los Servicios de Seguridad del Estado, pero la autoría del crimen sigue siendo oficialmente un misterio”, explica el autor de “Juan Carlos, un rey con antecedentes”. La relación con la actriz y vedette Bárbara Rey también se acabaría convirtiendo en un “problema de estado”. Por otro lado, la actriz Nadiuska resultaría “gravemente perjudicada”.

El ensayo puede leerse como una contra-biografía de la persona que oficialmente pilotó la Transición, también como un ejemplo de pensamiento crítico, entendido éste como la floración de realidades que el discurso oficial oculta. Así, el libro de Iñaki Errazkin incluye informaciones de periodistas como Manuel Cerdán, quien ha asegurado que Juan Carlos de Borbón es uno de los 32 españoles y 22 empresas hispanas con una parte de su patrimonio en cuentas suizas. O que existe una página en la red social Facebook, titulada “Conoce la verdad de por qué abdicó Juan Carlos I”, editada por un exagente del CESID con muchos años de prisión a sus espaldas, que cita más de mil delitos comunes cometidos por don Juan Carlos en los últimos 30 años. El autor termina afirmando que el libro continuará... Y avanza posibles contenidos: “las relaciones de Juan Carlos con el Opus Dei y con la Orden de Malta, su implicación directa en el 23-F y en el terrorismo de estado, y un largo etcétera de atrocidades”.





***

4 comentarios:

  1. El servil paje del dictador, un chulangano amparado por su constitucional impunidad. Morirá en la cama, como su sanguinario preceptor y, como éste, será enterrado con honores.

    "Cruzados hacen cruzados,
    escudos pintan escudos,
    y tahures, muy desnudos,
    con dados ganan Condados;
    ducados dejan Ducados,
    y coronas Majestad:
    ¡verdad!"

    Salud y comunismo libertario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que estaban los comunistas libertarios en "olor de santidad" para librarnos del "sanguinario dictador" y de su servil paje! Si no llega a ser por ellos que hubiera sido de nosotros!

      Eliminar
    2. Produce cierto hastío encontrarse cada dos por tres comentarios “tautológicos” adobados con tonillo supuestamente irónico y acento displicente. “Menos mal que estaban los comunistas libertarios…” ¿Dónde estaban, Dahisan? ¿Dónde estaba usted para saber dónde estaban los comunistas libertarios y percibir ese “olor de santidad” procedente de una chusma que presume de su ateísmo y de su desprecio por los gestores del opio del pueblo? ¿Qué entiende usted por comunista o por libertario, y por sanguinario dictador? ¿Cómo debatir con alguien que se esconde detrás de un “discursito” tan falto de honestidad, vacío y abstracto como el que usted expone, por decir algo?

      Personalmente le agradecería que concretara algo: su opinión, su visión más o menos argumentada, su toma de posición… sobre el asunto que expone “ésta” entrada del blog y “éstos comentarios”… y lo mismo resulta que su aportación ilumina la mente “de los confusos, fanáticos e indocumentados comunistas libertarios” que nos escondemos por aquí…

      Ande, alegremos la bitácora…

      Eliminar
  2. Según parece, lee usted poco Sr. Dahisan. Existe bibliografía e incluso testimonios aún vivos que podrían informarle, a poco que se interesara usted, sobre el nada placentero paradero de los comunistas, libertarios o no, durante el largo y aciago período de la sanguinaria dictadura. Los comunistas, libertarios o no, estábamos en la clandestinidad, en el exilio o en la cárcel, perseguidos y torturados cuando no asesinados o desaparecidos.

    Lea, Sr. Dahisan, al menos... lea.

    ResponderEliminar