miércoles, 9 de diciembre de 2015

Venezuela, nosotros y la democracia / Fidel Castro




Un grupo de opositores festejan la jornada electoral con banderas de EE.UU por las calles de Caracas este 6 de diciembre de 2015. Foto: Carlos Becerra/ Bloomberg

Venezuela, nosotros y la democracia 

Venezuela demostró ayer –contrario a lo que se ha canonizado- que la democracia con economía y medios de comunicación en manos privadas no existe. Es lamentable, pero no puede avanzar una revolución social con el poder real en las manos de la oligarquía.
Con los medios y los poderes económicos en contra es imposible sacar adelante un gobierno que favorezca al pueblo. Ya pasaron los tiempos en que logramos sorprender a la derecha, y en especial al imperio yanqui, que tenía a su traspatio latinoamericano medio al garete; obviamente ya están reforzando su cerco contra el Sur.

Lo peor del revés de la Revolución bolivariana ayer, no está ni siquiera en la derrota en las urnas, tan aplastante, lo cual venía casi cantado, si no en el discurso de la izquierda, que le sigue el juego a los conceptos que nos imponen los grandes circuitos globales, entre ellos el cacareo de la democracia tal como la entiende el imperio.
Cacareamos que ganó la democracia, cuando en realidad lo que quedó demostrado es que se hace imposible ejercer la democracia; la democracia electoralista solo sirve a la derecha, la izquierda no puede gobernar con ella en medio de un mar de poderes fácticos económicos y mediáticos en manos de una minoría antidemocrática.

En nuestro noticiario en la mañana, nuestro reportero en Caracas dijo que el pueblo había hecho voto de castigo contra la gestión económica de Maduro; incluso el propio Maduro se ve presionado por esas ideas que imponen reconocer que no se fue efectivo, cuando la realidad es que no se puede ser efectivo cuando los poderes económicos lanzan una guerra abierta y la culpa la pagan los atacados. ¿Cómo gobernar en  contra de la oligarquía nacional e internacional (unida, como soñó Marx para los proletarios del mundo)?

El voto no fue de castigo contra una deficiente gestión, sino un voto de supuesta salvación, de alivio,
ante una prolongada angustia  en la vida cotidiana del venezolano; Maduro no tuvo una gestión deficiente, sino imposible.

La maquinaria mediática internacional echa las culpas sobre Maduro, sobre este gobierno, incluso lo contrapone al de Chávez; tratando de hacernos creer que esto es otra cosa, y que Maduro es o villano, o incapaz; cuando en realidad la pelea ha sido titánica. No estoy seguro siguiera que, con Chávez, los resultados hubieran sido distintos; de no ser mucho más radical en las medidas, lo cual se hace difícil con las reglas de juego impuestas, ¿cómo impedir unos medios feroces tergiversando, desinformando, calumniando, sin piedad ni ética? ¿Cómo controlar una economía que está en poder de las oligarquías?  ¿Cómo poder hacerle frente a esa situación económica si por otra parte los organismos económicos internacionales son parte de ese juego?

Queríamos alegrarnos de que las elecciones transcurrieran en plena calma, sin violencia, y para mí no era más que –lamentablemente- muy mal síntoma. Las elecciones se desarrollaban en paz, porque la oposición se sabía con grandes posibilidades de ganar. La campaña de no reconocer los resultados, y de salir a armar güarimbas en las calles, imperó para cumplir su objetivo, el miedo. Salvo los de mayor conciencia, cualquier ciudadano que lleva meses haciendo colas infinitas, viendo como los precios se disparan astronómicamente, y como se desaparecen incluso los alimentos y encima le auguran días de alta violencia si gana el chavismo, pues vota en su contra, a ver si llega un poco de paz a su vida.

¿Eso es la democracia? ¿Tener que votar no por un proyecto si no por miedo a lo que se viene desatando desde  la guerra de la oposición? En Telesur en plena incertidumbre de la espera  de los resultados, una socióloga ecuatoriana, comenzó a cuestionar las revoluciones que estamos haciendo en el continente, como desgastadas, obligadas al replanteo, lo cual me parece bien como principio;  lo que cuando escuchaba sus argumentos no aparecía por ningún lado la ingobernabilidad a que están sometiendo a las izquierdas, con una campaña mucho mejor orquestada a nivel continental; y esa sinfonía ya sabemos quién la dirige, los amos del Norte.

 Todo pareciera que es que los gobiernos de izquierda están anquilosados, que supuestamente tienen que plantearse nuevas metas, y una viabilidad económica; no excluyo los errores, ni los planes aplazados, o la necesidad de buscar nuevas vías, pero la esencia del problema no está en los defectos de la izquierda sino en aceptar las reglas del juego de las derechas –nacionales y globales- que han cerrado cerco, lo cual no permite avanzar en los proyectos y tener que dedicar la mayor parte del tiempo a apagar los fuegos que imponen en su alianza con Estados Unidos.




Rusia today denunciaba el presupuesto de 18 millones de dólares de financiamiento de los Estados Unidos para la guerra contra Venezuela, 3 de ellos específicamente para las elecciones, junto al sabotaje económico y la guerra mediática, y nosotros llamamos al efecto de todo eso democracia…


Fidel Castro





***

2 comentarios:

  1. Excepto en este punto concreto; "No estoy seguro siguiera que, con Chávez, los resultados hubieran sido distintos", estoy de acuerdo con Fidel. ¿Cómo no estarlo, si, aunque con otro barniz, ese mismo acoso lo estamos padeciendo aquí? Y digo que excepto en ese punto concreto porque, a mi entender, Chávez no sólo era un poderoso referente, sino un modo de organizar la resistencia, los logros e incluso el desánimo. De haber perdido las elecciones, cosa a mi parecer muy improbable, ¿habría Chávez destituido a su gobierno en tan aciago momento? Yo pienso que no.

    Salud

    ResponderEliminar
  2. Fidel es un viejo irremediablemente sabio, que decía Benedetti. Sobre si con Chávez los resultados pudiesen haber sido distintos... no lo sé, en cualquier caso hay un factor que me parece fundamental, el respeto y la autoridad que Chávez disfrutaba entre la cúpula militar no podía ser heredado por Madura en ningún caso. Como bien dice Fidel, el acoso y el sabotaje criminal al que ha sido sometido el gobierno de Maduro con la siembra del terror entre amplias capas de la población, desde dentro del país con la oligarquía nativa y las clases acomodadas y funcionariales unidas en un frente golpista y desde fuera con los organismos internacionales y el amigo americano maquinando entre las fuerzas armadas y financiando el desabastecimiento, las huelgas patronales y el terrorismo callejero... pocas opciones quedaban, ¡si se respetan las reglas de los criminales! Pero esa es una batalla, la de la hegemonía ideológica, cultural e informativa, que no se puede ganar si el poder mediático y económico está en manos de los explotadores. Como ocurrió con Allende, en Venezuela ha sobrado ingenuidad reformista y ha faltado resolución revolucionaria. Una vez más, la clase obrera pagará las criminales consecuencias. Sólo queda la esperanza de que los que continúen la lucha… aprendan de los errores (que como bien dice Fidel no son los de siempre, porque sencillamente el enemigo también aprende y ya no se deja sorprender) demasiados errores que, sin embargo, no podrán de ninguna manera apagar la llama de la lucha por el derrocamiento del criminal sistema capitalista. A la derrota sólo se adaptan los que confunden una batalla con la guerra. Y ese es un lujo que un comunista no se puede permitir.

    Salud y comunismo.

    ResponderEliminar