jueves, 1 de septiembre de 2016

Venezuela y la OEA: “la mal parida” / Marcos Roitman





Tras la Segunda Guerra Mundial, el sistema interamericano de seguridad hemisférica proyectado por Estados Unidos para América Latina se construyó sobre dos pilares: el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) y la Organización de Estados Americanos (OEA). En 1947 se puso en marcha el TIAR, ratificado un año más tarde en Río de Janeiro; mientras tanto, en Bogotá se fundaría la OEA. Se inauguraba la guerra fría en el continente. Las dos instituciones sobreviven. Sus políticas y dinámicas se han ido amoldando a los tiempos. La lucha contra el enemigo exterior y sus aliados internos, los partidos comunistas, la izquierda y el marxismo han mutado en la guerra contra el terrorismo, el crimen organizado y el narcotráfico. La militarización de las sociedades y la pérdida de soberanía han sido su corolario. Sin abandonar su ideario anticomunista.

Estados Unidos ha edificado su política internacional en la región sobre dichas instituciones. La dominación ideológica, cultural, política y militar se entrecruza con la dependencia tecnológica, industrial y financiera, articulada en los tratados de libre comercio y la economía de mercado. La OEA ha servido para desarrollar y legitimar las políticas antidemocráticas y golpistas en la región. Por si fuera poco, su sede se encuentra ubicada en Estados Unidos. Los ejemplos son varios, desde su apoyo al golpe de Estado en Guatemala en 1954, la expulsión de Cuba 10 años más tarde, el silencio y complicidad con la invasión a República Dominicana en 1965. Sin olvidar el apoyo prestado a las dictaduras militares en los años 70 del siglo pasado. Aunque hubo posiciones díscolas, países cuyos gobiernos se oponían a ser invitados de piedra o comparsas, las mayorías cipayas acababan imponiendo su voluntad. Ha sido dicha actitud de sumisión a Estados Unidos, una de las causas de su actual desprestigio.

A principios del siglo XXI, la OEA y el TIAR entraron en crisis. La construcción de una alternativa encabezada por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez fue la puntilla. Organismos regionales autónomos e independientes como CELAC, Unasur, y otros de menor calado, han creado una opción de poder regional autónomo, orillando el papel de la OEA como trasmisor de las políticas estadunidenses en la región.

Estados Unidos ha quedado excluido, su rol desestabilizador de procesos democráticos en la región ha debido reconducirse bajo nuevos parámetros. Marginado de las nuevas instituciones supranacionales, perdieron capacidad de control en el bloque latinoamericano y caribeño. Las presiones para romper el bloqueo a Cuba, y los continuos llamados a redefinir la OEA han generado una situación incómoda para Estados Unidos, obligando a modificar sus estrategias. Sin embargo, no ha renunciado al tablero de mandos de la OEA. Su modernización la impulsa bajo una máscara de organización neutral y democrática.




Sus secretarios generales, sin embargo, han representado fielmente sus intereses. Durante la presidencia del colombiano César Gaviria (1994-2004), el golpe de Estado fallido en Venezuela de 2002 no concitó mayores desaprobaciones, aunque sí una declaración institucional de repulsa. Más adelante, su sucesor (2004-2015), el chileno José Miguel Insulza, con la Carta Democrática aprobada en Lima, tuvo una vergonzosa actitud frente a los golpes de Honduras y Paraguay, aunque institucionalmente se vio en la obligación de condenar, dadas las presiones de los gobiernos progresistas, lo cual supuso la separación momentánea de Honduras.

Hoy, Luis Almagro Lemus, ex ministro de asuntos exteriores del Frente Amplio con José Mujica, secretario general de la OEA en ejercicio, se despoja de su halo democrático y saca a relucir su pasado como militante del Partido Nacional. Su padrino, nada menos que Luis Alberto Lacalle, cómplice de la dictadura militar y presidente de Uruguay durante los años 1990-1995. Su carrera diplomática fue impulsada por Julio María Sanguinetti, del Partido Colorado. En este devaneo oportunista, acabará militando en el Movimiento de Participación Popular dentro del Frente Amplio. Sus escarceos con el establishment estadunidense lo convierten en secretario general de la OEA. Ahora es el continuador del panamericanismo vetusto del Destino Manifiesto y la Doctrina Monroe enquistado en la OEA.

Luis Almagro ha sido repudiado por su el propio ex presidente Mujica, haciendo pública su traición en una carta abierta donde espeta al flamante secretario general de la OEA: Sabes que siempre te apoyé y promoví. Sabes que tácitamente respaldé tu candidatura a la OEA. Lamento que los hechos reiteradamente me demuestren que estaba equivocado. No puedo comprender tus silencios sobre Haití, Guatemala y Asunción. (...) Venezuela nos necesita como albañiles y no como jueces; la presión exterior sólo crea paranoia y esto no colabora hacia condiciones internas en esa sociedad... Lamento el rumbo por el cual enfilaste y lo sé irreversible, por eso ahora formalmente te digo adiós.

No hay duda, la OEA y sus funcionarios cumplen a rajatabla con el programa diseñado para desestabilizar el gobierno de Venezuela. Su beligerancia y su entreguismo a una oposición sediciosa, que reniega de todo diálogo y negociación en pro de una salida marcada por su carácter antidemocrático, deja al descubierto el origen espurio de la organización y su objetivo de consolidar la Pax Americana.



***

2 comentarios:

  1. Luis Almagro, Mauricio Macri, Michel Temer, Enrique Peña Nieto... Como suele decirse, "¡cuerpo a tierra que vienen los 'nuestros'!". Desgraciadamente, parece que la involución va rápidamente cuajando. Golpe en Brasil (y en Argentina), Trump vergonzosamente recibido por el presidente mexicano, USA husmeando en Cuba, pero sin intención de retirarse de Guantánamo ni de acabar con el bloqueo... Muchos que tan puntillosos fueron con Chávez y con Mújica, pronto los van a echar de menos.

    Ya lo dijo el Che: https://youtu.be/4E6bj97h6B0

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu comentario y la aportación de la intervención del Che. Parece que el tiempo no ha pasado, Guevara les hace ver a esos hipócritas lacayos del imperialismo la naturaleza de su farisaico discurso, y utiliza para ello sus propios documentos y prácticas además del discurso "del emperador" de entonces, el impresentable JFK (les animo a leer de Josep Fontana,"Por el bien del impero", y ya me dicen. Digo que no pasa el tiempo porque hoy el pensamiento posmoderno, aquí podemita, trata de vendernos la misma milonga de "temas y expertos técnicos", nada de ideología y política, dicen, meras construcciones verbales para consumo del rebaño del "sentido común", cuando hasta el más tonto sabe, o debería saber, que en el capitalismo lo económico y lo político siempre han estado fusionados. En fin, es lo de siempre, la ignorancia que el personal credita de la historia, les permite reciclar una y otra vez el mismo mensaje farisaico. ¡Y les funciona!

      Salud

      Eliminar