sábado, 26 de noviembre de 2016

EDUARDO GALEANO: EL AZÚCAR ERA EL CUCHILLO Y EL IMPERIO EL ASESINO


¡Hasta siempre Fidel, hasta siempre comandante!



EL REY AZÚCARY OTROS MONARCAS AGRÍCOLAS  
EL AZÚCAR ERA EL CUCHILLO Y EL IMPERIO EL ASESINO

«Edificar sobre el azúcar ¿es mejor que edificar sobre la arena?», 
se preguntaba Jean­Paul Sartre en 1960, desde Cuba.

En el muelle del puerto de Guayabal, que exporta azúcar a granel, vuelan los alcatraces sobre un galpón gigantesco. 
Entro y contemplo, atónito, una pirámide dorada de azúcar. 
A medida que las compuertas se abren, por debajo, para que 
las tolvas conduzcan el cargamento, sin embolsar, 
hacia los buques, la rajadura del techo va dejando caer nuevos chorros de oro, azúcar recién transportada desde los molinos de los ingenios. 
La luz del sol se filtra y les arranca destellos. Vale unos cuatro millones de dólares esta montaña tibia que palpo y no 
me alcanza la mirada para recorrerla. Pienso que aquí 
se resume toda la euforia y el drama de esta zafra récord 
de 1970 que quiso, pero no pudo, pese al esfuerzo sobrehumano, 
alcanzar los diez millones de toneladas. 
Y una historia mucho más larga resbala, con el azúcar, 
ante la mirada. Pienso  en  el  reino  de  la  Francisco  Sugar  Co.,  
la  empresa  de  Allen Dulles, donde he pasado una semana 
escuchando las historias del pasado y asistiendo al nacimiento 
del futuro: Josefina, hija de Caridad Rodríguez, que estudia 
en un aula que antes era celda del cuartel, en el preciso lugar 
donde su padre fue preso y torturado antes de morir; 


Antonio Bastidas, el negro de setenta años que una madrugada de este año se colgó con ambos puños de la palanca de la sirena 
porque el ingenio  había  sobrepasado  la  meta  y  gritaba:  
«¡Carajo!»,  gritaba: «¡Cumplimos, carajo!», y no había quien le sacara la palanca 
de las manos crispadas mientras la sirena, que había 
despertado al pueblo, estaba despertando a toda Cuba; 
historias de desalojos, de sobornos, de asesinatos, 
el hambre y los extraños oficios que la desocupación, obligatoria durante más de la mitad de cada año, 
engendraba: cazador de grillos en los plantíos, por ejemplo. 
Pienso que la desgracia tenía el vientre hinchado, 
ahora se sabe. No murieron en vano los que murieron: Amancio Rodríguez, por ejemplo, acribillado a tiros por los 
rompehuelgas en una asamblea, que había rechazado 
furioso un cheque en blanco de la empresa y cuando sus 
compañeros lo fueron a enterrar descubrieron que no tenía 
calzoncillos ni medias para llevarse al cajón, o por ejemplo Pedro Plaza, que a los veinte años fue detenido y 
condujo el camión de soldados hacia las minas que él mismo 
había sembrado y voló con el camión y los soldados. 
Y tantos otros, en esta localidad y en todas las demás: 
«Aquí las familias quieren mucho a los mártires –me ha dicho un viejo cañero–, pero después de muertos. 
Antes eran puras quejas». 
Sin embargo, no era por casualidad que Fidel Castro reclutara a las tres cuartas partes de sus guerrilleros entre los campesinos, 
hombres del azúcar, ni que la provincia de Oriente fuera, 
a la vez, la mayor fuente de azúcar y de sublevaciones en toda la 
historia de Cuba. 
Me explico  el  rencor  acumulado: después  de  la  gran  zafra  
de  1961,  la revolución optó por vengarse del azúcar. 
El azúcar era la memoria viva de la humillación. 
¿Era también, el azúcar, un destino? ¿Se convirtió luego en una penitencia? 
¿Puede ser ahora una palanca, la catapulta del desarrollo económico? 
Al influjo de una justa impaciencia, la revolución abatió numerosos 
cañaverales y quiso diversificar, en un abrir y cerrar de ojos, 
la producción agrícola: no cayó en el tradicional error de dividir 
los latifundios en minifundios improductivos, pero cada finca socializada acometió de golpe cultivos 
excesivamente variados. Había que realizar 
importaciones en gran escala para industrializar el país, 
aumentar la productividad agrícola y satisfacer muchas necesidades de consumo que la revolución, al redistribuir la riqueza, acrecentó enormemente. 



Sin las grandes zafras de azúcar, ¿de dónde obtener las divisas necesarias para esas importaciones?El desarrollo de la minería, sobre todo el níquel, exige grandes 
inversiones, que se están realizando, 
y la producción pesquera se ha multiplicado por ocho gracias 
al crecimiento de la flota, lo cual también ha exigido inversiones gigantes; los grandes planes de producción de cítricos están en ejecución, pero los años que separan a la siembra de la 
cosecha  obligan  a  la  paciencia.  
La  revolución  descubrió,  entonces,  que había confundido 
al cuchillo con el asesino. El azúcar, que había sido el factor del 
subdesarrollo, pasó a convertirse en un instrumento del desarrollo. No hubo más remedio que utilizar los frutos del monocultivo y la dependencia, nacidos de la incorporación de Cuba al mercado mundial, para romper el espinazo del monocultivo y la dependencia.

(…)



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario